Comunión Mestre-Daniele: sin bono y paritaria recién en enero

Por Yanina Passero
[email protected]

KD9L6564Algunas coincidencias son sorprendentes y otras dignas de celebrar. Curiosamente, y de no mediar circunstancias adversas, los sueldos de los municipales no requerirían ni un peso más de los calculados entre febrero y marzo de este año. Suficiente con el promedio salarial bruto de unos apetecibles 30 mil pesos mensuales por agentes. Habría consenso para que así suceda.
El secretario general de la Municipalidad, Alberto Giménez, y negociador con el poderoso SUOEM aseguró que está “absolutamente descartado un bono de fin de año”. Se especulaba con que una vez oficializada la intensión del Gobierno de la Provincia de pagar por única vez un plus salarial de 1.500 pesos a los empleados estatales, los municipales abrirían fuego. Lo cierto es que no habría indicios, al menos formales, que esté en agenda un pedido similar por parte del secretario general Rubén Daniele.
Como se decía, existen algunas concurrencias sugerentes. El municipio niega enfáticamente la posibilidad de que vaya a meter mano a la caja para cubrir la disparada inflacionaria de los últimos meses. Daniele ha expresado públicamente que a “su paritaria todavía le sobran algunos puntos”. Al menos tres, asegura. Como dato ilustrativo, la oposición en el Congreso de la Nación midió una inflación interanual del 41,06 por ciento, superando todo pronóstico que marcaba que la oscilación en los precios alcanzaría el 35 por ciento recién a finales de año.
Con una brecha del 50 por ciento entre las mediciones privadas y las del INDEC, el panorama marcado por la incertidumbre y la especulación lograba dotar de un marco de coherencia al reclamo general del sector gremial por una reapertura de paritarias o a lo sumo un bono paliativo.
Claro que la filiación kirchnerista del histórico dirigente indicaba que habría reparos frente a tal oportunismo. Incluso se llegó a barajar que el adelantamiento de las elecciones internas que terminaron de la forma más obvia, con un aplastante triunfo del caudillo municipal, se explicaban por la decisión de Daniele de evitar que el preacuerdo con el Ejecutivo fuera difícil de digerir por sus afiliados en medio de una nueva pugna salarial para el año en curso.
El gremio asegura que sigue atentamente la evolución de los indicadores privados y estatales y hasta el momento parece que cumplirá con la palabra empeñada al intendente Ramón Mestre y sus alfiles. El Ejecutivo niega un bono, pero todo parece indicar que Daniele no lo pedirá. No sólo porque lo considera innecesario a la luz de las buenas previsiones en materia de salarios de las que se enorgullecen las partes, sino porque son conocidos los reparos a esta modalidad de reajuste salarial. “Los bonos son pan para hoy y hambre para mañana”, se le escucha repetir al dirigente sobre las desventajas de este plus no remunerativo.
Un punto que sin duda trae calma al staff municipal que tiene la responsabilidad de reunir y administrar los fondos para sueldos. Ahora bien, presumiblemente despejada la posibilidad de un bono navideño, resta observa qué sucede en torno a la paritaria, situación un poco más impredecible.

Paritarias
Daniele, sin mucho énfasis, asegura que están analizando la posibilidad. Posiblemente, para contener el frente interno. Ahora bien, desde el municipio anticipan que existe la voluntad de respetar los acuerdos vigentes, sobre todo así se lo habrían manifestado desde el gremio. Cabe recordar que en marzo, después de poco tiempo de discusión, se aprobó una pauta salarial anual y en dos cuotas (15 por ciento en marzo y 14,5 por ciento en agosto). Un acuerdo ventajoso para el municipio que obtuvo una mayor previsibilidad para planificar el ejercicio y para el SUOEM que terminó de cobrar el incremento apenas comenzado el segundo semestre y no al año siguiente como en otras oportunidades.
Teniendo en cuenta que el acuerdo vence el 31 de diciembre de 2014, Giménez adelantó que en enero se reabrirá la mesa de discusión y no antes. Lógicamente, coincidiendo con Daniele, el funcionario sostuvo que pese a la inflación el acuerdo vigente no se muestra insuficiente.
Sin bono, con una discusión salarial prevista para comienzos del año próximo y con un plan por parte de la cartera de Finanzas para nutrirse de fondos frescos para el segundo medio aguinaldo, todo parece anunciar que Mestre tendría un cierre de año bastante calzado.