Se debe declarar desierta la licitación de la basura

Por Esteban Dómina(*)

Cuando las ofertas se alejan tan desmesuradamente del objeto de una licitación pública, como ocurre en el caso del servicio de Higiene Urbana, la misma debe ser declarada desierta en lugar de tratar de sacarla a flote como sea para evitar costos políticos.
Las empresas ofertaron más de 180 millones de pesos hace diez meses, una cifra que actualizada superaría los 200 millones, el doble del costo actual. Es temeraria la intención de Mestre de avanzar en una negociación que condena a las próximas dos gestiones municipales a afrontar un contrato ruinoso.
Como la licitación, mal concebida y peor ejecutada fracasó, ahora se recurre a un ‘toma y daca ‘con Lusa y Cotreco para cerrar un número que las deje conformes, apartándose de lo establecido en los pliegos y elevando aún más el costo actual.
En estas condiciones, estamos en presencia de una contratación directa, ya que se dejarán de lado las exigencias del pliego, lo que conlleva inseguridad jurídica a la futura concesión y abre las puertas de cuestionamientos administrativos y judiciales.
A un año de concluir su mandato, lo mejor que puede hacer Mestre es aceptar el fracaso y no innovar en este tema tan sensible que compromete el 20 por ciento del Presupuesto e impone un cepo a las finanzas municipales por los próximos ocho años.

(*)Concejal, ex candidato a intendente.