Pelea sucesoria libaniza al kirchnerismo local

1 slide - copia



Por Yanina Passero
[email protected]

Hablar de anarquía o desorganización en el kirchnerismo cordobés sería redundar. La atomización del espacio político que erige como máximo referente a la presidenta Cristina Fernández forma parte de su estado natural, pese a que logró mostrar la excepción que confirma la regla. En medio de un nutrido mapa de minis tribus k, el Foro de Intendentes en el Proyecto Nacional y Popular pudo mostrar acciones de gestión coordinada y cierta unidad, sin que esto signifique el funcionamiento de un reloj suizo.
Cierto es que, a la luz acontecimientos condensados en menos de una semana, el espacio compuesto por 52 intendentes y jefes comunales de la provincia comenzó a integrar el banco de realidad del kirchnerismo local. Sin rodeos: a la fecha el Foro tiene dos presidentes electos. El intendente de Villa del Totoral, en uso de licencia, Ernesto “Tatú” Bernabey; y su par de la localidad de Viamonte, Gabriel Fernández.
La elección de las nuevas autoridades se realizó el pasado martes en el Hotel Dorá en una reunión a la que asistieron una cantidad (poco clara) de intendentes. Según las fuentes, el piso fue de 17 jefes comunales hasta un techo de 35. Presuntamente, las tareas parlamentarias que debe desarrollar Bernabey en adelante no le dejaría margen para dedicarse al menos a tiempo parcial a los menesteres del Foro de Intendentes que debería mostrase más activo que nunca. Ése habría sido el argumento central de quienes prestaron su voto en la reunión comentada para quitar responsabilidades al totoralense.
Los comicios y la asunción de los nuevos referentes no tardaron en generar repercusiones. El encuentro de inicios de la semana pasada fue suficiente para mostrar cuán difícil puede llegar a ser la unidad y organización del kirchnerismo; pero sobre todo que aún sus filas albergan a dirigentes que están dispuestos a medir fuerzas en el atomizado espacio. Claro que con riegos de contribuir en la profundización de ése estado permanente.
Si el Foro tiene dos presidentes –se da por sobreentendido que Bernabey no está dispuesto a aceptar la decisión de una parte de sus pares- se explicaría por una pugna entre los sectores que erigen a quienes se disputan con mayor o menor disimulo el título de conductor natural del Frente para la Victoria, proceso acelerado tras el estado de orfandad en las bases que provocó la salida del Congreso (y la política) de Carolina Scotto: Eduardo Accastello y Ernesto Bernabey.
Si bien el villamariense juega a las escondidas y no blanquea si peleará por la gobernación de la provincia como candidato del Frente para la Victoria o competirá en la interna de peronismo local, son varias las voces que señalan que Accastello no descuida la interna kirchnerista. Posiblemente conoce que a nivel interno no cosecha los mejores elogios, pero que su trayectoria en el espacio es suficiente para sumar apoyos aunque sea a regañadientes.

Contrapunto
Las denuncias que el sector que responde a Bernabey hizo circular el pasado fin de semana no hacen más que confirmar que hay una vacante en el Frente para la Victoria que tiene al menos dos interesados en ocuparla. No debe olvidarse que el diputado hizo públicas sus aspiraciones de ocupar el despacho principal del Panal, incluso prevé inaugurar una casa partidaria en la ciudad.
En un documento enviado a todos los intendentes del Foro, denuncian que la reunión de Intendentes K “fue inconsulta” y organizada por el responsable de la localidad de Viamonte “sin contar con la aprobación de los 52 integrantes que conforman el espacio”. Seguidamente, se tilda a Fernández de “ariete de las ambiciones desmedidas de un candidato a gobernador, verdadero artífice e ideólogo de la reunión”. El nombre no se consigna, aunque no se necesitan muchas pistas para deducirlo. El sector que responde al diputado desconoce la legitimidad de la elección y denuncia “un intento de ruptura” del Foro. Como era de esperarse, ratifican el liderazgo de Bernabey en el organismo.
El Foro de Intendentes es percibido tanto por Accastello como Bernabey como una herramienta nada desdeñable para sus apetencias políticas. Recuérdese que Accastello a comienzos de año sorprendió con su participación en el organismo. Momentos después anunció su candidatura con el sponsor de los intendentes k. La desautorización de varios de jefes comunales que siguió resintió fuertemente la relación del villamariense con varios miembros del Foro.