Conicet desautoriza trabajo sobre Monsanto invocado por Tamarit

2014-09-23_MALVINAS_SIPor Gabriel Osman
[email protected]

Autoridades del Conicet evitaron expedirse nuevamente sobre el tema pero ratificaron las declaraciones de Cecilia Wedemeyer, encargada de relaciones institucionales del organismo sobre la existencia de una encuesta con vecinos de Malvinas Argentinas, en la que mayoritariamente se rechazaba la radicación de una planta procesadora de semillas de maíz de Monsanto en esa localidad.
Las expresiones de Cecilia Wedemeyer reproducidas por el diario Hoy Día Córdoba niegan que el Conicet haya encargado encuesta alguna sobre la controvertida radicación, y aclaró: “La llevó a cabo un investigador asistente del Conicet que trabaja en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Católica. Nosotros como institución no podemos avalar el accionar particular de un investigador, que encima no trabaja en una unidad ejecutora nuestra”.
El investigador “asistente” del Conicet que trabaja en la Católica es Víctor Mazzalay, padre de Gastón Mazzalay, uno de los activistas medioambientales que milita en contra de la radicación de Monsanto. Es decir, no se trata de una encuesta con el sello de calidad que supone el nombre Conicet y los juicios sobre la controversia pueden estar teñidos perfectamente de parcialidad.
La discusión sobre la radicación o no de Monsanto en Malvinas Argentinas parece estar signada por la falta de calidad y racionalidad involucrando, para colmo, al principal centro de producción y enseñanza de la ciencia en la provincia como es la UNC. Incluso en estos estándares pareció moverse la audiencia que el jueves pasado concedió Tamarit a un grupo de vecinos.
La reunión se concretó en el despacho de Tamarit con la presencia de la vicerrectora (Silvia Barei), del secretario de Ciencia y Técnica (Joaquín Navarro) y de siete vecinos de la organización Si Malvinas, que habían solicitado la audiencia y que debieron asistir con cláusulas muy claras fijadas por el rector: no más de siete personas, con bajo perfil público y, por supuesto, sin que se sacaran fotos del encuentro.
Para los vecinos la reunión fue “frustrante” e incluso uno de ellos se retiró antes por sentirse destratado. El Rectorado no informó sobre la reunión en sus órganos de difusión pero los vecinos se encargaron de ello. Dijeron que Tamarit invocó una investigación del Conicet que daba claros resultados en contra la radicación y criticó con severidad a Marcelo Conrero, el decano de Ciencias Agropecuarias que propicia darle un tono racional y científico a un debate repleto de preconceptos e ideología.
La conversación fue larga y monocorde, con Tamarit dando claras muestras de estar en contra de la radicación y ninguna disposición a recibir a directivos de Monsanto para que expongan las características de la radicación.
Siguiendo siempre el testimonio de los vecinos presentes en el despacho de Tamarit, éste habría denostado con severas palabras a Conrero y al intendente de Malvinas Argentinas, Daniel Arzani. “El decano de Agronomía es un caradura y el intendente de Malvinas Argentinas, un sinvergüenza”, habrían sido las palabras proferidas este físico egresado de Famaf y dedicado a sofisticados estudios sobre “inteligencia artificial”.
La reunión comenzó mal (con condiciones) y terminó peor (vecinos destratados), siempre ciñéndonos al relato de los integrantes de Si Malvinas. Pero al margen de la precisión de este relato sobre la audiencia, los vecinos autoconvocados han tirado la toalla en cuanto a esperar una “asistencia científica” del Rectorado y están resueltos a enderezar sus pasos hacia la Facultad de Agronomía.
Es improbable que las autoridades de la UNC modifiquen una postura militante ya exhibida públicamente y expresada, incluso, en resoluciones del Consejo Superior.
Mientras, seguro que ven con un guiño de asentimiento demostraciones de repudio –y de dinero- como la movilización del sábado pasado a Malvinas Argentinas de cerca de 2.000 militantes de La Cámpora, que decidieron pasar el 21 de septiembre en la plaza principal del pueblo con la consigna movilizante de “Primavera sin Monsanto”.