Saillén se posiciona como referente K

Mauricio Saillén tiene un objetivo nítido compartido por un abanico de sindicatos locales, que no es otro que posicionarse como principal referente K en Córdoba. Es un objetivo módico y ambicioso a su vez. Módico, porque ser el 1 en una provincia antikirchnerista tiene sus límites; ambicioso, porque su extracción gremial le posibilita ese crecimiento en un contexto de fracaso del ala política K, híper fragmentada y sin rumbos tras la fuga del sistema de Carolina Scotto, contando para romper ese precinto con los buenos oficios del dirigente peronista Ricardo Moreno.
Este es el motivo implícito en la exitosa movida de ayer, cuando el Surrbac y otros gremios colocaron en la esquina de Patio Olmos cerca de 15 mil militantes, con la voluntad manifiesta de respaldar a la presidente Cristina de Kirchner en su conflicto con los fondos buitres.
La manifestación que se concentró a las 17.00 en General Paz y Humberto Primo y marchó luego al Patio Olmos ocasionó un auténtico caos vehicular en el microcentro de la ciudad, aunque producida la desconcentración no se registró ningún incidente. En esto colaboraron 120 agentes de la Side mandados por el secretario de Seguridad Sergio Berni, pero también hicieron acto de presencia funcionarios nacionales como Roberto Porcaro (asesor de Presidencia, ligado a La Cámpora pero, principalmente, a Máximo Kirchner), Martín Fresneda, la ex ministra Haide Giri, y el diputado Ernesto “Tatu” Bernabey, entre otros, además de los representantes de delegaciones nacionales en Córdoba, como Gabriela Estévez (Anses) y Diego Bossio (Afip).
Los gremios que más movilizaron, además de Surrbac, fueron Fecotap, que puso a disposición 120 camiones, Solsac (limpieza), Lista Verde del Suoem, Supe (estuvo Mario Briera) y ladrilleros. El único orador fue Saillén que defendió a Cristina en su conflicto con los fondos buitres y ya invitó al acto del 17 de octubre en Forja cuando se lancen formalmente las 62 Organizaciones Peronistas.