De la Sota prepara su gabinete para el año de electoral

p03-1El gobernador José Manuel de la Sota bosqueja cambios para su gabinete. Con ese equipo seguramente encarará el nutrido calendario electoral del año que viene. Eso lo aseguran bien cerca del amplio y luminoso despacho de la Casa Espejada. Ya comenzaron a insinuarse algunas señales y por estas horas parecen haber tomado cuerpo. Qué se cuenta en el Panal sobre el tema. Veamos…
Desde hace algún tiempo crece el protagonismo de la Primera Dama y presidenta de la Fundación Banco de Córdoba, Adriana Nazario, quien suena para desembarcar en el Ministerio de Desarrollo Social. ¿Cómo ministra? La dan como posible titular de dicha cartera estratégica, aunque otras versiones comentan que podría llegar al lugar alguien de su absoluta confianza. ¿Por ejemplo? Hablan de Juan Grosso, hombre de extrema confianza de Nazario que actualmente es titular de la Agencia Córdoba Empleo.
Esto significaría el regreso a la legislatura del todavía ministro Daniel Passerini. Hace tres días aseguraban que ya dejaba su despacho el secretario de Acción Social, Sergio Lorenzatti, hombre muy cercano a Passerini y en su lugar desembarcará la dirigente de la seccional sexta y cuñada del Gobernador, María Teresa “Pocha” Galeazzi.
De concretarse estos movimientos, Passerini ocuparía el cargo de Presidente Provisorio de la Legislatura, función que está en manos de Oscar González, quien partiría del recinto. ¿A dónde? Hablan de la presidencia del APROSS. El dirigente de Traslasierra se siente incómodo en la banca, las veces que tuvo que defender un proyecto oficialista fue muy criticado, como por ejemplo la ley de servicios esenciales durante las jornadas de paro.
Otro despacho clave dentro del gabinete que cambiaría de dueño es nada menos que el de ministro de Gobierno. Tendría los días contados Walter Saieg. Debería volver a la intendencia de Alta Gracia, cargo del que pidió licencia para ir al gabinete provincial.
La gran incógnita es saber quién ocuparía ese sillón estratégico. Se dice que iría un joven ministro que es dirigente del departamento San Justo. Hay dos. Uno es Martín Llaryora, titular de Industria, y el otro es Manuel Calvo, de Gestión Pública. El segundo es un protegido de De la Sota. Pero corre otra versión que llama mucho la atención. Es la posibilidad de que desembarque en el gabinete el intendente de Villa María, Eduardo Accastello. Esto es difícil que sea posible, aunque en los últimos meses al dirigente del departamento san Martín le interesa más remarcarse como parte del peronismo de Córdoba –espacio del que dijo que será precandidato a Gobernador- que representante del kirchnerismo en la provincia. De la Sota ya mandó un interlocutor para hablar con él, semanas atrás, el legislador Sergio Buzzo. Por estas horas Accastello se encarga de realizar eventos de alto impacto con transmisión nacional, como la pelea por título del mundo de Omar Narváez esta noche, además de empapelar las principales ciudades de la provincia con su sonrisa amplia que pretende ser conquistadora.
¿Más cambios? Hace dos semanas cambión el directorio de EPEC, que dejó de ser conducido por referentes riocuartenses nazaristas para ser técnicos que responden al ministro Fabián López.
Es lógico que De la Sora retoque su gabinete, debe ajustar algunas clavijas antes de encarar un 2015 que será políticamente espeso, turbulento, difícil de soportar. Es cierto que nadie sabe qué terminará haciendo el Gobernador, si seguirá con su proyecto nacional o terminará intentando por la cuarta gobernación.
De aquí a fin de año quedan unos cien días que comenzarán a definir las postulaciones dentro del justicialismo cordobés. Por lo pronto De la Sota tiene la tarea de llevar de manera ordenada la gestión, requisito indispensable si el PJ quiere mantener la gobernación y cerrar completar dos décadas en el sillón más alto de la política mediterránea. Habrá que ver…