Foro de intendentes planea “entrismo” en municipios anti K 

Carolina Scotto, la desertora, apoyará a su sucesor en el Congreso de la Nación, Ernesto “Tatú” Bernabey. Lo hará en silencio, porque claramente no cuenta con la espalda suficiente para ungir a un referente en ascenso en el paño k. El intendente de Villa El Totoral cuenta con una ventaja competitiva: no cosecha impugnaciones en voz baja proferidas desde las bases hasta la dirigencia, como el villamariense Eduardo Accastello.
El posicionamiento de la exrectora de la UNC es ilustrativo del sentir general del arco kirchnerista paladar negro de la provincia que no sólo hecha luz sobre los motivos reales de su abrupta salida de la Cámara de Diputados (se decía, diferencias insalvables con la dupla Nora Bedano y Martín Gill); sino también clarifican el eje sobre el que se irán montando las estrategias de cara al 2015 de dos exponentes del Frente para la Victoria: Accastello y Bernabey.
El intendente de la próspera ciudad cabecera del departamento General San Martín quiere ser gobernador. El diputado nacional por el momento sólo se conforma con ser candidato para el mismo puesto. Diferencia sustancial que seguirá así por un tiempo más. El kirchnerismo no se puede permitir mostrar más fisuras y desorganización de la natural. Accastello no blanquea desde que espacio se lanzará y hasta que no suceda se mantendrá el statu quo.
Quien fuera ministro de Gobierno durante el segundo mandato de José Manuel de la Sota mantiene conversaciones con el poder provincial. Sabe que la única chance cierta de concretar su objetivo es de la mano del Partido Justicialista. Si sucede el acuerdo, el kirchnerismo expirará diferencias contenidas y llegará la hora de remontar referentes propios. Si se mantiene fiel a la presidenta, será otro cantar. “Mide bien”, coinciden varios dirigentes k en tono de resignación.
Accastello seguirá con la misma estrategia que desnudó desde el primer afiche colgado promoviendo sus dotes como gestor público. Ayer inauguró su casa en la ciudad de Córdoba con las mismas banderas de la incógnita. Bernabey mostrará mesura, al menos hasta que llegue el momento de las definiciones. Bendiciones nacionales no habrá tampoco.
El totoralense no desaprovechará las fichas que ponen las bases kirchneristas, huérfanas tras el ostracismo que se auto impuso Scotto. Luego que dejaran trascender las aspiraciones políticas de Bernabey, sigue el trabajo territorial asociado. Naturalmente, el Foro de Intendentes en el proyecto Nacional, compuesto por medio centenar de responsables de comunas y municipios, será la herramienta de la que se nutrirá el armado.

Ampliación
El lunes, el Foro mantuvo un nuevo encuentro –que ciertamente se espaciaron desde que Bernabey asumió nuevas responsabilidades- con autoridades del Ministerio de Salud de la Nación y el Sedronar. El objetivo del encuentro: instrumentar políticas sanitarias, de desarrollo social y prevención de Nación en municipios del interior cordobés, también en Capital donde estudios técnicos reflejarían la presencia innegable del flagelo de la droga.
Claro que iniciarán por aquellas localidades afines al gobierno de Cristina Fernández para ir promoviéndolas a ciudades y pueblos que no comulgan con el modelo k. La primera iniciativa propondrá atención oftalmológica y entrega de lentes recetados.
La misma estrategia se irá replicando con otros ministerios.