Se cuelan “premios” por Marcos Juárez en elección interna PRO

MARCOS JUAREZ004Todavía se respira un clima de algarabía en los baluartes del macrismo cordobés. La elección en Marcos Juárez que permitió a Mauricio Macri colocarse los laureles junto a su candidato a intendente, Pedro Dellarossa, sigue siendo motivo de paladeo fino entre los principales dirigentes que ahora tienen como misión observar cómo se va pintando la alianza con los radicales para el año próximo en la provincia. Actividad que aún genera sentimientos encontrados entre unos y otros, que pudieron disfrazar con amplias sonrisas y promesas de alianzas en el escenario de los festejos el domingo 7 de septiembre en la localidad de la pampa gringa.
Mientras la concreción del frente sigue su curso natural, desde el PRO se apuran en destacar un logro de tipo interno: la elección de autoridades del partido que pudo ser superada con una lista de unidad. Triunfos electorales, consenso interno; la fórmula de la felicidad. Cierto es que apenas se fundó el partido, la organización doméstica requirió de intervenciones determinadas por mandos porteños. Es por esto, afirman, que el proceso clausurado ayer genera satisfacciones que no dejarán de lado la promoción externa.
La línea interna “Militantes en Marcha” encabezada por Alfonso Piro y Raúl Albarracín surgió con la intensión de presentar candidatos propios. Como se señaló desde estas páginas, esto no ocurrió y resolvieron integrar la nómina con los dirigentes del PRO de rostros más familiares. En el caso de Piro, su posición era la vicepresidencia tercera y la del exreferente de Recrear fue una vocalía.
Finalmente, no ocuparán sus lugares. Según confirmaron fuentes del partido que llevaron adelante el proceso electoral, algunos dirigentes propuestos de la línea interna debieron ser bajados porque no cumplieron con algunos requisitos de la Junta Electoral, como afiliaciones. Piro y Albarracín, resolvieron, a raíz de esta situación, no ocupar cargos formales pero colaborar para la instalación de la candidatura presidencial del jefe de gobierno porteño.

Mimados
Uno de los objetivos de la confección de la lista fue la intensión de abrirles espacio a dirigentes del interior que merecían un reconocimiento al esfuerzo. Es por esto que el candidato a diputado Néstor Roulet acompañará a Javier Pretto, quien presidirá el partido por un periodo más. Pero se observa rápidamente que varios miembros del espacio que protagonizaron la pugna en Marcos Juárez tendrán su lugar en la estructura del PRO Córdoba.
Es el caso de Darío Capitani, el concejal villamariense que ascendió de una vocalía (lugar original en la nómina de unidad) a la vicepresidencia tercera tras la salida de Piro. Los armadores macristas ponen varias fichas en el dirigente del interior no sólo porque, según sus encuestas, se consolida como el principal dirigente de la oposición a Eduardo Accastello; sino también porque tuvo un rol protagónico en el armado electoral en ciudad del este provincial que eligió intendente.
Sara Majorel, cabeza de lista de concejales marcosjuarenses, quedó en la vicepresidencia segunda. En tanto, Dellarossa fue postulado como primer delegado de la Asamblea. Las vocalías, como estaba previsto, será para armadores en localidades del interior y miembros de la línea interna “Militantes en Marcha”.

Asunción
Los mandatos vencen el 16 de octubre y se da por descontado que en ese mes se realizará el acto de asunción de las nuevas autoridades del PRO Córdoba. Habrá acto y al estilo macrista. Según trascendió, en el evento tendrán central importancia, precisamente, los referentes del interior provincial que con su desempeño lograron convencer a los cabecillas del partido de su aporte al equipo de color amarillo. Hasta entrega de diplomas prevén, que junto con el cargo otorgado persiguen convertirse en claro incentivo para lo que sigue.