Hasta ahora, Juez insultaba y descalificaba a Macri

DYN26.JPG
“Con todo respeto y cariño –dijo a los periodistas de la FM Identidad, en declaraciones luego publicadas por Perfil-, ese Macri que tienen ustedes ahí, ¡qué pelotudo que es!”

Con el pragmatismo que lo caracteriza, Luis Juez dedicó las últimas horas a elogiar a Mauricio Macri. El porteño celebró ayer su primer triunfo en el interior y Juez buscó adherirse a los festejos, pese a que no formó parte el Frente Cívico de la alianza PRO-UCR.
Juez dijo que tiene “una buena relación con Macri”, a quien consideró alguien decente: “La Argentina necesita una década de decencia y una década de decencia se construye con gente aún pensando distinto pero que es igual de decente que vos”.
No siempre pensó así Juez sobre Macri. Es más, podría afirmarse que opinaba exactamento lo contrario.
El jefe del Frente Cívico, incluso, no creía en las condiciones éticas o intelectuales del jefe de gobierno porteño.
En mayo de 2010, así habló Juez sobre Macri: “Yo con Macri no tengo nada, no me arrima nada, no tengo ninguna coincidencia personal, ética, ideológica”.
Era el momento en que se discutía la ausencia de Cristina de Kirchner a los festejos que por el Bicentenario organizaba la Ciudad de Buenos Aires en el Teatro Colón. Para Juez, al jefe de gobierno porteño debió ser más duro con la Presidente.
“Con todo respeto y cariño –dijo a los periodistas de la FM Identidad, en declaraciones luego publicadas por Perfil-, ese Macri que tienen ustedes ahí, ¡qué pelotudo que es!”.
Por entonces Macri estaba en el ojo de la tormenta por el caso de las presuntas escuchas ilegales.
“Eso no se hace Macri”, afirmó a radio La Red. Y agregó que el espionaje “es una práctica que en un estado de derecho no puede funcionar”
Para Juez, el jefe de gobierno porteño era “un chico rico, la envidia de cualquiera de nosotros: siempre el mejor auto, la mejor mina”. “Mauricio no laburó nunca, siempre vivió de ‘Franco’”, siguió, con su característico humor y en obvia referencia al padre empresario del líder del PRO.
El año pasado, consideró que Macri es un “aprovechador”. “Este tipo dice que quiere defender la libertad de opinión y la semana pasada los cagó a palos a los trabajadores del Borda”, recordó Juez. El porteño acababa de firmar un decreto de necesidad y urgencia con la “intención” de “proteger la libertad de prensa” en la ciudad de Buenos Aires. “Es un aprovechador que en forma sobreactuada defiende al Grupo Clarín”, analizó el senador, quien agregó que “nunca” escuchó de boca de Macri “una definición seria en un tema puntual, pero tiene atrás un equipo de marketing sostenido con millones de pesos que pagan los contribuyentes de la ciudad de Buenos Aires”.
En la polémica por el “círculo rojo”, aquella expresión de Macri para referirse a gente que lo quería aliar con Sergio Massa y Daniel Scioli, el cordobés calificó académicamente de “pedorra” a la figura utilizada. También, declaró que era el líder del PRO quien “debería explicar con quién se junta”.
Estas opiniones de Juez sobre Macri no son piezas de museo. En marzo de este año, en la revista La Urbana, de Córdoba, reiteró su punto de vista, enfatizando en lo que ambos se diferencias: “Es el chico rico de la política. Un tipo que cree que la pobreza es algo normal, natural, que necesariamente tiene que existir. Yo no lo entiendo así, me parece algo que hay que transformar”.

MST presentó candidatos

El MST lanzó anticipadamente su fórmula presidencial: Alejandro Bodart-Vilma Ripoll. Ambos dirigentes estuvieron este fin de semana en Córdoba.

Bodart sostuvo que “la gente ya hizo su experiencia con el PJ, la UCR y con el kirchnerismo”.” La gente ya se dio cuenta que son todos lo mismo, es más podrían hacer un solo frente y a nadie le sorprendería. Estos partidos sólo defienden a grandes grupos económicos que les garantizan sus privilegios. Por eso hay que hacer que los políticos cobren igual que una maestra y se atiendan en hospitales públicos para que sepan cómo vivimos la mayoría de la sociedad”.

Por su parte, la referente local, Luciana Echevarría, dijo que “la crisis no da lugar a medias tintas y sólo la izquierda puede dar respuestas favorables a los trabajadores y los sectores populares. Por eso estamos construyendo un proyecto alternativo amplio y que tenga verdadera vocación de poder, que no se contenta solo con algunos diputados sino que se plantea la tarea de gobernar”.