Agronomía somete a debate de sus claustros convenio con Monsanto

SIN CONCURSO - UNIVERSIDAD
SIN CONCURSO – UNIVERSIDAD

Por Gabriel Osman
[email protected]

Poco o nada se sabe sobre la suerte que correrá el proyecto de Monsanto de construir y poner en funcionamiento una planta procesadora de semillas de maíz en Malvinas Argentinas. Mucho menos incierta es, en cambio, la incómoda situación en que ha quedado el gobierno de la UNC en su confrontación con su Facultad de Ciencias Agropecuarias, por la decisión de ésta de celebrar un convenio con la multinacional en orden a la presentación de un nuevo estudio de impacto ambiental y la adecuación de la radicación a los estándares y previsiones de la Ley de Medio Ambiente.
El gobierno de la UNC –ni el actual ni el anterior- jamás sometieron a consideración de sus científicos y profesionales entrenados en la materia la sustentabilidad del proyecto. El primero sencillamente acomodó en 2012 su opinión a las necesidades políticas emergentes de la entonces incipiente candidatura a diputada nacional de Scotto y su confrontación con el peronismo provincial, y el actual, limitado por aquel condicionamiento y empujado por agrupaciones estudiantiles progre, se limitó a replicar la postura inicial.
El “kirchnerismo ilustrado” ni siquiera procuró en ninguna de las dos circunstancias aportarle siquiera un barniz de ciencia a su posicionamiento. La experta en “Filosofía del Lenguaje” y el especialista en “Neurociencias” han militado la no radicación de la planta muñidos del mismo bagaje intelectual que el de los piqueteros ambientalistas que hace un año bloquean el acceso a la planta en construcción.
La supresión de la discusión racional ha sido el toque dominante en la UNC y lo único distinto, el intento de Ciencias Agropecuarias de hacer un control de calidad a un nuevo estudio de impacto ambiental –el primero fue rechazado por la Provincia- que la multinacional elevaría en fecha aún incierta a reconsideración de la Secretaría de Ambiente.
Pero podría haber elementos científicos de juicio si, como todo indica, al convenio es sometido a consideración de los cuatro claustros que integran la Facultad de conduce Conrero, que el viernes, con el aval de su Consejo Directivo, dispuso poner en suspenso el convenio y “organizar un taller interno de la comunidad de Facultad con el objeto de debatir la conveniencia o no de continuar con el convenio suscripto con la Empresa Monsanto”.
Dicho en un lenguaje menos engorroso que el administrativo, lo resuelto por Agropecuarias es hacer lo que no hizo ni impulsó el Consejo Superior: “Contribuir a aportar información y certeza científica sobre el motivo del conflicto (la instalación de la Planta Procesadora de Semillas de Maíz), buscando disminuir el nivel de conflictividad social que lleva varios años”.
La resolución aprobada encomienda a la Secretaria de Planificación Institucional “organizar un taller interno de la comunidad de la Facultad con el objeto de debatir la conveniencia o no de continuar con el convenio suscripto con la empresa Monsanto” mediante talleres internos, cuyas conclusiones serán tomadas como propias por el Decanato, para resolver definitivamente la situación planteada.
La sesión del viernes del Consejo Directivo se desarrolló con total normalidad, pese a que integran este cuerpo colegiado sectores de izquierda críticos del decano (MBA) y que también estuvieron presentes cerca de 50 ambientalistas que siguieron la discusión sin sobresaltos. Accesoriamente, este desarrollo muestra que se puede discutir y resolver sin dejarse atropellar por los piqueteros anti Monsanto.
Quizás a excepción del representante no docente, todos los que discutirán el convenio serán profesores, investigadores, egresados y estudiantes de Agropecuarias, por lo que improbablemente se impugnen a sí mismos como intelectuales aptos y entrenados para pesar la calidad de un estudio de impacto ambiental.
Con el presumible aval de cuerpo académico y estudiantil completo se terminará constituyendo una presión científica sobre la postura puramente ideológica y política del oficialismo en el Consejo Superior. Malas noticias para el rector Tamarita.