La herencia económica es cada vez peor

2014-09-03KICILLOF_DRAGON_webMientras los pre candidatos a la presidencia de la Nación recalientan el debate sobre quién es más capaz y tiene más experiencia de gestión, la situación económica se complica cada mes. Ya desde hace un año la perspectiva era que el kirchnerismo no resolvería los problemas que la economía venía registrando. No sólo el auto no entró al taller sino que las averías se empezaron a acelerar. Después de que pareció que la estrategia externa se ordenaba, quedó abierto el frente con los fondos buitres y no habrá financiamiento, lo que profundiza algunas variables de la crisis. Hoy la impresión es que la recesión podría extenderse durante el año que viene con las consecuencias naturales sobre la población.
Más allá de que en estos días el Gobierno nacional anunciaría medidas para dinamizar la demanda – un plan masivo de financiamiento al consumo de bienes durables: electrodomésticos, productos de línea blanca, motocicletas y vestimenta- las expectativas positivas de su resultado son muy acotadas. Hay problemas de empleo y pérdida de poder de compra, dos variables claves a la hora de consumir.
El economista Dante Sica plantea que el frío en la actividad, sino se logra un acuerdo con los ldouts, y un ajuste equivalente a seis puntos del PIB, podría seguir todo el próximo año. A su entender son dos aspectos que quedarán pendientes para la próxima gestión que asuma a fines de 2015. Apuntó que el nuevo Gobierno tendrá el desafío de afrontar un ajuste de $230 mil millones (equivalente a seis por ciento del producto), de los cuales $166 mil millones (o sea el 4,4 por ciento del PBI), son subsidios energéticos.
“El default no es más que el fracaso de un plan para comprar tiempo y lo que trajo consigo es más problemas”, aseguró el economista, quien consideró que el Gobierno “comienza a dar señales de sentirse cómodo en esta situación”. El proyecto de ley de cambiar la jurisdicción de pago de la deuda “no saca a la Argentina del default, incluso lo aleja más del acceso a los mercados”, subrayó.
Al analizar las medidas anunciadas en los últimos días, Sica afirmó que “frente a la recesión, el gobierno respondió con más medidas para incentivar la demanda y mayores controles sobre la economía”, pero esto “poco contribuye a una recuperación y en cambio podría traducirse en más inflación”.
En ese marco, consideró que el proyecto que modifica la Ley de Abastecimiento es una ley de control económico donde el Gobierno quiere tener más instrumentos de control de precios, “dando la sensación que se está preparando más para administrar e intervenir sobre los desequilibrios macroeconómicos, que para solucionarlos”.
Otro de los ejes destacados de su presentación fue cuando estimó que 2014 cerrará con una caída de reservas de US$ 3.304 millones con un cierre de 27.568 millones. “El default se suma a las inconsistencias internas y deteriora las expectativas de cara a 2015”, subrayó. “Si Argentina logra salir del default lo suficientemente rápido, abrirá las puertas al financiamiento externo y mejorará las expectativas de cara al cambio de gestión”, pero si no “la economía no lograría recuperarse de la recesión de 2014, y se mantendrá en terreno negativo”.

Lo que viene
Con el ministro Axel Kicillof en China tratando de garantizar que los créditos prometidos (y firmados) durante la visita del Presidente de ese país a la Argentina lleguen efectivamente, la presidenta Cristina Fernández se prepara para anunciar una nueva batería de medidas –en esencia créditos a bajo costo- para incentivar el consumo.
Los bienes de consumo incluidos serán electrodomésticos, productos de línea blanca, motocicletas y vestimenta. Inclusive, según los trascendidos, se resucitaría la Super Card, la tarjeta de compras que había diseñado Guillermo Moreno y que nunca terminó de cuajar.
Por otro lado, aunque funcionarios brasileños lo negaron, todo indica que la reunión que Kicillof mantuvo con su par, Guido Manteiga, apuntó a acordar un swap monetario similar al que concretó con China. La intención es tener alternativas para cuidar las reservas ya que sin financiamiento externo, los vencimientos se deberán afrontar con el dinero del Central.