Enroque corto

Un viejo rencor mestrista con Negri

2014-08-28VENDETTALos radicales seguían comentando ayer el acto del jueves pasado, cuando asumieron las nuevas autoridades partidarias. Un viejo mestrista le contó al periodista “la verdad”, según dijo, de por qué Mario Negri no fue subido al escenario junto a otros dirigentes. Ese incidente tuvo una fuerte repercusión interna porque al escenario sí fue ascendido el presidente del bloque de senadores, Gerardo Morales, mientras que Negri, que es el titular de la bancada de diputados, permaneció abajo, justo ante la mirada de muchos de sus colegas que llegaban del retiro realizado en el hotel Quórum. Y, para peor, sí colocaron en las sillas de las autoridades al diputado Diego Mestre.

Viejo mestrista: ¿Quiere que le cuente el trasfondo?

Periodista: Yo estuve ahí. Observé cierto desorden. Diego Mestre tenía una silla reservada entre el público y de pronto terminó sentado en el estrado principal. Lo mismo pasó con el intendente Ramón Mestre, al que le insistieron para que suba porque él decía que debían ascender sólo las autoridades partidarias. Creo que la desprolijidad política fue producto de cierto desorden en la organización.

V.M.: Usted es un ingenuo.



P.: ¿Por qué me lo dice? Yo vi eso.

V.M.: No sé si usted recuerda que uno de los actos más importantes de la campaña a intendente de Mario Negri en 1999 fue en La Vieja Usina.

P.: Así es. Ahí estuve.

V.M.: ¿No recuerda lo que pasó en esa ocasión?

P.: ¿Lo que pasó con Ramón Bautista Mestre, el padre del intendente?

V.M.: ¡Sí! Veo que se acuerda. Negri mandó a dos jóvenes dirigentes a frenarlo a Ramón para que no suba al escenario. Ramón había perdido la elección de gobernador el año anterior y Negri quería despegarse. Tampoco lo quería cerca en la campaña a Rubén Martí y, mucho menos, a Eduardo Angeloz; ¡todavía recuerdo la cara de espanto cuando el Pocho le cayó de sorpresa en una conferencia de prensa en el Patio Olmos! Bueno, nosotros nos quedamos con la sangre en el ojo porque Ramón había hecho mucho por la candidatura de Negri, como para que le haga ese desplante. Quince años después logramos tomarnos la revancha.

P.: Yo recuerdo que aquella vez se explicó que quería fortificarse la figura del candidato, que subió al escenario con su esposa y sus hijos.

V.M.: ¡Ah, pero usted es un cándido!

P.: Y usted es un rencoroso.

V.M.: Yo riego mis odios todas las mañanas.

Debut verbal de Giacomino en el Congreso

No llovía en Buenos Aires. Tampoco en Córdoba. No había nada raro. Y así y todo, sucedió el milagro. El diputado por Córdoba del Frente para la Victoria, Daniel Giacomino, hizo uso de su palabra. Un hombre cercano al ex intendente contento salió a decírselo a la prensa.

Periodista: ¿Por qué lo escucho tan exaltado?

Dirigente Giacominista: ¡Habló! ¡Habló!

P.: ¿Quién? ¿Qué pasó?

D.G.: Giacomino. Habló por primera vez en el recinto desde que asumió. ¡Estamos tan felices!

P.: Y mire, generalmente, al congreso se le llama parlamento. Y adivine usted de donde viene la palabra parlamento…

D.G.: No me corra con eso. Sabemos que parlamento viene de parlar. Pero le aseguro que al que se le ocurrió decirle así a las cámaras legislativas no tenía ni idea lo que es ser diputado kirchnerista.

P.: Carolina Scotto tampoco.

D.G.: Son verticalista, habla el que tiene poder, o al que le mandan. Creo que Giacomino hizo buenas migas ahí con el jefe de bloque. Le tocó argumentar a favor de la Ley de moratoria Previsional. Hizo un discurso corto y enérgico parece.

P.: ¿Y por qué ustedes están tan felices?

D.G.: Estamos pensando en jugar en la ciudad para el 2015. Y si pasaba otro año sin hablar los medios le iban a sacudir duro en el balance de gestión “parlamentaria”. Eso no ayuda ara nuestros fines.

Suoem enfurecido con Decara

El Defensor del Pueblo, Mario Decara, se viene mostrando muy activo en lo que refiere a la regulación de servicios esenciales en jornadas de paro. Tal es así, que además del proyecto que remitió a la Legislatura, intimó a los gremios que adhirieron al paro nacional propulsado por Hugo Moyano y Luis Barrionuevo a informar “de manera inmediata a las autoridades competentes y usuarios, el sistema de guardias mínimas que se previó para la ocasión”.  Un dirigente del Suoem tomó contacto con el periodista para comentarle la misiva que Rubén Daniele le envió al ombudsman de la provincia.

Dirigente sindical: Nos llamó poderosamente la atención la intimación de Decara.

Periodista: ¿Qué hay de raro?

DS: Siempre hemos respetado a rajatabla las exigencias de la ley nacional 25.877 que establece guardias mínimas en servicios esenciales como los hospitalarios. Además, y lo más grave, el Defensor carece de competencia para exigir un cronograma de prestaciones. Eso no está previsto siquiera por ley.

P: ¿Qué van a hacer?

DS: Rechazamos enérgicamente la intimación.

P: Están un poco sensibles con Decara…

DS: Se lo ha ganado. Es un hombre que ha demostrado su absoluto desconocimientos de las luchas sindicales. Para nosotros, perdió toda autoridad.