SURRBAC: ¿Por qué adhirió?

_MG_5079La adhesión al paro por parte del gremio que nuclea a los recolectores de residuos generó sorpresa. Nadie duda que su referente, Mauricio Saillén, asume a Hugo Moyano como su principal enemigo público. La salida del SURRBAC de la órbita de los camioneros es una herida que no cerró. Muy por el contrario, cada tanto uno u otro hecha sal en la herida con notables episodios de violencia. Sin ir más lejos, basta con recordar el bloqueo/panfleteo –según la fuente de la versión- en la planta de Crese que terminó con hombres afines a Moyano gravemente heridos.
Saillén se erige como el referente sindicalista K en el paño político de la provincia, incluso con el lanzamiento de las 60 Organizaciones ya dejó claro que aspira a ocupar un lugar central en el peronismo cordobés. A todas luces, transita la vereda opuesta a Moyano, quien se erige como líder sindicalista opositor al Gobierno nacional.
Con antecedentes memorables por la tenacidad del contrapunto Saillén-Moyano, con previsible seguridad podía arriesgarse que en el mapa de gremios adheridos al paro nacional de hoy no estarían los recolectores. Nada más alejado de la realidad, la conducción, luego de un plenario de delegados del SURRBAC, resolvió sumarse a la huelga. Lógicamente, el servicio de recolección y barrido se verá resentido al 100 por ciento en la jornada, pero se espera que la normalización total demande esfuerzos adicionales al día siguiente.
Pensar que el gremio de Saillén fue funcional a los cometidos de Moyano y Barrionuevo sería un contrasentido a la luz del contexto explicitado. El asesor legar del SURRBAC, Ricardo Moreno, prefirió hacer algunas aclaraciones. Al parecer el reclamo general por el impacto del Impuesto a las Ganancias puede quedar al margen de las rivalidades propias de la separación de un gremio con casi dos mil afiliados.
“El SURRBAC adhiere a la protesta nacional dentro del marco de oposición al Impuesto a las Ganancias que afecta a los intereses de los trabajadores y en especial a los del gremio que representa Mauricio Saillén”, afirmó Moreno. Y agregó: “Nos parece importante resaltar que la organización gremial sigue firme en su apoyo a las políticas del gobierno de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner.
Consultado sobre la posibilidad que se hable de una “funcionalidad” a las necesidades de Moyano, el también conjuez federal ratificó las diferencias políticas con el líder de los camioneros. Como muestra de la militancia oficialista, Moreno adelantó que la semana próxima tendrán una audiencia con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada. También se reunirán con el secretario de Legal y Técnica de Presidencia, Carlos Zannini, para analizar la coyuntura política de Córdoba y ensayar estrategias que permitan reorganizar el paño K, convulsionado tras la salida sorpresiva del Congreso de la Nación de la exrectora de la UNC, Carolina Scotto.