Córdoba, algunos hablan, otros hacen

Por Diego Mestre(*)

diego mestre 06-08El artículo de opinión del diputado Nacional Daniel Giacomino, publicado un medio gráfico cordobés, en la que pretende menoscabar la gestión del intendente Ramón Mestre y endilgarle una serie de fallas, me llena de desconcierto. Mas, viniendo de quien terminó su mandato con un altísimo porcentaje de electorado decepcionado y hasta iracundo. A través de una falta de argumentos cabales, un ataque malintencionado y una exposición apócrifa sobre las supuestas bondades de su no-gestión, Giacomino apela al truco más rastrero para recomponer su imagen devastada: atacar a quien no tiene tiempo para detenerse en peleas intrascendentes. Excepcionalmente, seré yo quien le de unos segundos de mi tiempo para aclararle algunas cosas.
El diputado oficialista habla de los milagros de su sistema Crese de recolección de basura. Quiero decirle que hace casi tres años que la gestión de Ramón Mestre continúa pagando las deudas que dejó por culpa de su ineficacia. Se canceló íntegramente la deuda de 25$ millones que la gestión Giacomino había contraído con los proveedores de camiones y equipos compactadores en nombre de Crese, quien cedió la prestación de servicios a Lusa y Cotreco. Por eso, los camiones y equipos fueron vendidos a las nuevas prestatarias. Para garantizar la transparencia de esa operación, los precios de venta fueron tasados por el Banco de Córdoba. Adicionalmente, fueron financiados por la tasa de interés que ofrecía en ese momento el Banco de la Nación Argentina para los créditos para compra de bienes de capital. La municipalidad de Córdoba, accionista de Crese, autorizó a realizar la venta de los camiones. Dicha venta se afectó, en su totalidad, a cancelar las deudas heredadas por la gestión de Giacomino.
Giacomino, además, intentó convencer a todos de su gran imagen y del altísimo porcentaje de aceptación de su gestión al frente del palacio 6 de Julio. Un informe publicado por Cadena 3 muestra que el ex intendente exhibía una imagen mala del 84%, aunque al parecer nadie se lo mostró. Seguro tuvieron miedo a lastimar sus sentimientos. Hasta llegó a tener un 7% de imagen positiva. ¿Seguro que quiere venderse de repente como el gran paladín popular de los cordobeses? Alguien debería exhortarlo a que no lo haga por respeto a la memoria de los ciudadanos. No es la persona indicada para oficiar de policía moral de los otros. Además, traicionó a sus ideales, cambió de partido, y negó su origen político apenas se vio al borde del abismo. Siento pena por esa falta de carácter que perjudica, aún hoy, a los cordobeses. Si hubiese sido más firme para implementar las políticas de desarrollo, no hubiera traspasado el mandato en condiciones tan lamentables. Y hoy, en vez de criticar ferozmente a quien lo derrotó en buena ley y ofrece un cambio radical, Giacomino podría ayudar a ser parte de las soluciones con una actitud conciliadora y solidaria.
También quisiera recordarle que durante su mandato, hubo una ausencia de control estatal sin precedentes, falta de servicios, corrupción y burocracia. Y fue la gestión que tanto critica la que revirtió aquel desastre. Pero con firmeza, valentía y decisión.
Finalmente, quiero remarcarle al ex intendente el significado de la palabra plataforma. Una plataforma es un conjunto de medidas que forman un proyecto. Y el proyecto del intendente Ramón Mestre contemplaba una renovación del servicio de transporte. Y hoy, el 82% de las unidades que transportan a los cordobeses son cero kilómetro, hemos recuperado espacios públicos, el municipio ha vuelto a tener poder de policía y ejercer los controles correspondientes. Con mucho orgullo de cordobés, le recuerdo a Giacomino que es la primera vez en la historia de nuestra Córdoba, que se dicta una ordenanza por la cual los empleados municipales accederán a su puesto de trabajo mediante un concurso, subrayando la importancia de la meritocracia en oposición al nepotismo, que el ex intendente conoce bien. Con mucha satisfacción, le recuerdo que la gestión del intendente Mestre, operó la primera licitación internacional para el transporte público de pasajeros. También se implementó, en aras del desarrollo económico y en contra de la burocracia, la ventanilla única, un sistema simple y beneficioso que no tiene igual en Latinoamérica.
Por eso, quiero advertirle que sus agravios solo nos llenan de ganas de seguir adelante. A pesar de los que siempre descalifican, la gestión del intendente Mestre continuará trabajando para mejorar la gestión y la ciudad.

(*)Diputado nacional UCR