Alarde optimista de PRO: muestra gabinete (presión de De la Sota)

Por Yanina Passero
[email protected]

Para reforzar la seguridad en la localidad del este provincial, la Provincia otorgó 10 cámaras y patrulleros para ubicar en lugares estratégicos. Adelantó que se incorporarán más efectivos policiales.
Para reforzar la seguridad en la localidad del este provincial, la Provincia otorgó 10 cámaras y patrulleros para ubicar en lugares estratégicos. Adelantó que se incorporarán más efectivos policiales.

Proliferan las encuestas de opinión en Marcos Juárez, la ciudad de la pampa gringa que concentra atenciones porque el 7 de septiembre será el único distrito que renovará autoridades municipales. Con el manto de duda que conviene arrojar al momento de considerar los resultados que muestran los sondeos –popularmente, se sabe que suelen confeccionarse conforme “a la cara del cliente”- resaltan dos conclusiones: 1) el candidato de Unión por Córdoba (UPC), Daniel Fragazzini, logró acortar la brecha con el candidato del PRO-UCR, Pedro Dellarossa. Y 2) sorprende el porcentaje de indecisos a doce días de los comicios (25%, según el Vecinalismo; 19% para el peronismo y 18% para el macrismo).
Los macristas no niegan el intranquilizador acercamiento del candidato delasotista. Ejemplificando con encuestas de elaboración casera, Dellarossa aseguró a Alfil que la distancia es de ocho puntos. Atrás quedaron los días en donde el hijo del tradicional intendente, Henry, tenía una ventaja de 15 porotos. Claro que no debe olvidarse un detalle para nada menor. Fue el gobernador José Manuel de la Sota quien se cargó la campaña al hombro y con una rigurosidad casi semanal, desembarca en Marcos Juárez o envía ministros en su lugar con fondos para obras, aparatología para el hospital de la zona, entre otros anuncios.
El triunfo solitario con el que soñaba Mauricio Macri en la próspera localidad del interior provincial se complicó más de lo previsto. De todas formas, Dellarossa sigue siendo favorito y resta trabajo por hacer en una buena porción del electorado que seguramente será objeto de las acciones de campaña de la recta final. Restan jornadas intensas hasta el 4 de septiembre, día fijado para el cierre de acciones proselitistas. Golpe a golpe. Macristas y peronistas se encuentran inmersos en la batalla final.
Las tensiones se harán cada vez más evidentes, sobre todo cuando el Gobernador pone a disposición no sólo el aparato peronista, sino su tiempo y recursos para seducir al electorado. Ejemplo fresco: De la Sota entregó en la mañana de ayer ocho camionetas policiales, ocho motocicletas enduro y 10 cámaras de seguridad, en el marco del plan de seguridad impulsado por la Provincia, que llevan adelante el Ministerio de Gobierno y Seguridad. En los próximos días, se sumarán 10 efectivos más a la policía departamental.
El anuncio -esperado por los vecinos a raíz de los hechos delictivos que sacuden el interior provincial y la muerte de un policía de Marcos Juárez en medio de un operativo hace pocas semanas atrás- no sólo se realizó con la presencia de miembros del gabinete provincial, también contó con el respaldo de intendentes y jefes comunales de localidades aledañas, según informó la provincias desde su portal de noticias oficial.
La concentración de esfuerzos de De la Sota en Marcos Suárez es propia de la estirpe política del Gobernador. Ahora bien, en esta oportunidad no se miden candidatos municipales, por detrás y fundamentalmente subyace la necesidad de dos presidenciables de cantar victoria en la única elección de 2014. Macri también dio claras señales que está dispuesto a nacionalizar la elección en caso de ganarla y el Gobernador no puede permitirse una derrota de local de la que seguramente se valdrán sus rivales políticos.
El mandatario provincial aprovechará un punto flojo de la estrategia del PRO. El macrismo, cuando asomaba como ganador con una apetecible diferencia con la segunda fuerza, no logró arrebatarle ningún cuadro importante al vecinalismo y al peronismo. La presión del PJ se evidencia en las nuevas acciones que encara el macrismo.

Contrapunto
“La gente no es tonta”, dijo de manera enfática Dellarossa, apenas se enteró de la presencia de De la Sota en Marcos Juárez. “La gente se da cuenta del oportunismo. De la aparición repentina de obras faraónicas o partidas de fondos tres meses antes de la elección”, completó el dirigente. De todas formas, el hijo del famoso intendente marcosjuarense entiende que no es momento de echar espuma por la boca. El equipo de campaña del PRO tiene algunos ases bajo la manga para mantener en términos aceptables la distancia que separa a Dellarossa del médico peronista.
Mientras ultiman los detalles del cierre de campaña, que contará con la presencia de Mauricio Macri y todos los referentes expectables del partido amarillo de cada punto del país, el macrismo prefiere rebatir al aparto peronista con muestras claras de confianza y dar por superada la pugna. Con el riesgo que implica, seguirán dándose por ganadores pese a que las urnas todavía no han hablado.
La jugada será la siguiente: Dellarossa presentará en los próximos días a su equipo de gobierno. “Vamos a ser el único partido que le mostrará a los vecinos quiénes serán los secretarios del municipio, quiénes colaborarán por una ciudad mejor cada día”, resaltó el candidato del PRO. La Secretaría de Obra Pública será ocupada por el arquitecto Ariel Mosconi; Servicios Públicos por Daniel Dassie; Salud por el doctor Leonardo Ayuso; Deportes por Horacio Pochetino y la Asesoría Letrada por la abogada Vilma Sigaudo.
Consultado por la filiación política de los ungidos para colaborar en la conducción del palacio municipal –se especulaba con una distribución justa entre macristas y radicales que aportarán aproximadamente un 7 por ciento de los votos- Dellarossa aseguró que se trata de profesionales que no provienen de ningún partido, siquiera del PRO.