Macri suma a Jure a la alianza que teje con UCR cordobesa

ilustra macri tegEl intendente de Río Cuarto, el radical Juan Jure, prepara su mejor traje para la foto que conseguirá hoy junto al Jefe de Gobierno porteño y presidenciable Mauricio Macri. En el Salón Blanco del Palacio de Mójica a las 10 y con el pretexto de firmar el acuerdo que significará el desembarco del Banco Ciudad (empresa del Estado porteño) con una sucursal al Imperio del Sur para tener como destacado cliente número uno nada menos que al propio municipio. En uno de sus enojos con el gobernador y vecino José Manuel de la Sota, Jure dijo que no le sirve ser cliente del Banco de Córdoba y ante eso fue avanzando el convenio con la banca porteña.
El miércoles pasado Jure no quiso recibir 1,2 millones de pesos de mano de José Manuel de la Sota en concepto de Tasa Vial, envió al acto que se realizó en el Centro Cívico riocuartense a su jefe de gabinete para que reciba el cheque.
Este nuevo encuentro entre Macri y Jure significa el cuarto punto de acuerdo sellado entre UCR y PRO y significa que el expresidente de Boca Juniors suma al intendente imperial a la alianza que teje con el centenario partido en Córdoba.
Primero fue la buena relación entre Mauricio y Oscar Aguad, la química que comenzó a darse entre ellos cuando coincidieron en la Cámara de Diputados de la Nación. Ese es el punto de inicio del diálogo entre el partido que gobierna la ciudad de Buenos Aires y el radicalismo cordobés.
Más tarde llegó el acercamiento de Macri con el intendente Ramón Mestre, quien en un principio había preferido coquetear con otros presidenciables como Sergio Massa e incluso llegaron a firmar convenios entre el Palacio 6 de Julio y el municipio de Tigre, para mejorar la actividad administrativa y de seguridad. Pero la gestión de Mestre fue empeorando y se aferró a un Macri deseoso de alianzas con el radicalismo local. Todavía se recuerda la foto que los mostraba juntos en el Metro Bus porteño.
Ese acercamiento Macri-Mestre permitió el tercer punto de acuerdo entre ambos espacios políticos en territorio cordobés: la alianza electoral en Marcos Juárez. El 7 de septiembre se elegirá el próximo intendente en la ciudad de la Pampa Gringa, y el candidato de una de las tres boletas encumbradas es el exvecinalista Pedro Dellarossa, hombre del PRO, que incluirá a radicales entre los candidatos a concejales y tribunos de cuenta. Este postulante dice que mide alrededor de 30 puntos en la intención de voto de los vecinos y los analistas dicen que la UCR le arrimaría un 7 por ciento de votantes. De ser así sería definitivo para que el macrismo muestre su primera victoria municipal en suelo mediterráneo.
Ese acuerdo fue como consecuencia de diálogo que tuvo dos interlocutores directos, ambos legisladores provinciales: Orlando Arduh por el radicalismo y Javier Pretto por el PRO.
El acuerdo entre Macri y Jure de hoy forma parte del acercamiento de radicales y macristas pero sobre el desembarco del porteño a Río Cuarto hay que destacar que fue una negociación de los dos dirigentes. El titular del ejecutivo riocuartense jamás dejaría que otro le arregle o cierre acuerdos para su beneficio: Jure tiene alambrado el radicalismo imperial. Intenta mostrarse orgánico pero con vuelo propio. Hay que recordar que transita su segundo mandato (finaliza en 2016) y no tiene posibilidad de una nueva reelección. Debe decidir a qué juega el año que viene, cuando se abran las gateras y largue la gran carrera electoral.
Jure se muestra con Macri: mañana compartirán una foto con abundantes sonrisas.
Jure forma parte del radicalismo cordobés e incluso le hace desplantes incluso a Mestre.
Jure mantiene una relación con De la Sota casi como una reedición del dúo Pimpinela. Peleas y acuerdos.
Macri quiere ser presidente de la Nación y acelera su construcción tierra adentro. Poco a poco se va quedando con el radicalismo como principal aliado, esfumando las chances de UNEN que entró en un terreno de sainetes. Los principales dirigentes radicales cordobeses van entendiendo y aceptando el acuerdo, mientras Luis Juez se babea por que le den aunque sea un lugarcito en esa alianza. Todo ante la mirada atenta del PJ que ve como su vieja socia Ucedé se fue transformando en PRO y yéndose a la vereda de enfrente.