La campaña presidencial de De la Sota aviva la Legislatura

LEGISLATURA - MEDIO JUEGO
LEGISLATURA – MEDIO JUEGO

Por Alejandro Moreno
[email protected]

El discurso de José Manuel de la Sota en el almuerzo de la Unión Industrial de Córdoba (UIC), la semana pasada, abrió una puerta a la oposición para alertar sobre lo que ésta considera una línea de “mano dura” que, ahora, hasta incurriría en la discriminación de los jóvenes.
De la Sota estaba pronunciando frente a los empresarios un discurso acomodado a su campaña presidencial. El gobernador mantiene sus aspiraciones de trascendencia nacional, aunque las encuestas no lo ayudan, y para ello parece a veces profundizar sus alegatos de manera de agradar al público bonaerense o porteño, al que debe alcanzar para ser realmente un protagonista de la pelea por el 2015; allí encontró ya su límite en su anterior aventura, en 2003.
En ese tren, el gobernador habló de la inseguridad y de los jóvenes, y propuso declarar la emergencia juvenil, lo que levantó una amplia polvareda.
De la Sota hizo una introducción para llegar a lo que quería: los subsidios que en Córdoba otorga a los jóvenes (PPP, Boleto Educativo, por ejemplo). “Para mí los planes sociales de la Argentina que viene tienen que ser dos: educación y trabajo. Son las dos cosas que vuelven a hacer grande a nuestro país. Y la recuperación de los valores nosotros. No pensemos que todo va a depender de políticas públicas”.
Pero por el camino, también dijo: “Junto con la reforma económica tenemos que darnos cuenta que hay una juventud que está en emergencia, que necesitamos declarar la emergencia juvenil en el país, que aquellos que no lo vean desde el punto de vista social, al menos nos apoyen por su propia seguridad, para que un chico que les abre la puerta de un taxi cuando sale de un restaurant no le meta una puñalada para sacarle la billetera y comprar paco”.
De inmediato salieron los legisladores de la oposición a acusarlo de diseñar con sus palabras un estereotipo violento del chico de la calle.
Ayer, la presidente del bloque del Frente Cívico, Liliana Montero, hizo la mayor apuesta y denunció al gobernador De la Sota ante el Inadi (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo).
La campaña presidencial de De la Sota es la principal proveedora de temas para la Cámara, ante la falta de una agenda legislativa oficialista, que es en definitiva la que le da impulso político, por decisión de la mayoría, al recinto; la última ley de impacto fue la ambiental.
A eso se dedican, por estas horas, los juecistas y los radicales, que pretenden retener al delasotismo en el debate de las cuestiones provinciales.
Montero recurrió al Inadi, que es un organismo nacional, para golpear el discurso de De la Sota.
¿El kirchnerismo hará algo ahora para incomodar al gobernador cordobés, un fuerte opositor a la Casa Rosada?
Ayer, en declaraciones a los periodistas, tras presentar la denuncia, Montero afirmó que “encierro, desamor, aislamiento, desesperanza, soledad, pobreza, abandono, silencio, tristeza, exclusión, son sólo algunos de los sentimientos que hoy tienen muchos de nuestros jóvenes, y lo hemos visto y escuchado en infinidad de oportunidades, de sus propias voces”.
“Los jóvenes son una deuda de quienes nos creemos en condiciones de gobernar”, agregó.
Además, sostuvo que “hay una desesperanza generalizada en nuestro jóvenes, que se ve profundizada cuando un dirigente como el gobernador José Manuel de la Sota, estigmatiza de manera cruel a la juventud”.
“Tenemos que reflexionar, quienes estamos a cargo de la función pública, sobre lo que estamos haciendo o dejando de hacer. Debe haber un giro en la política hacia los jóvenes”, finalizó.
Probablemente en la sesión de hoy los legisladores de la oposición juecista o radical traten de llevar el tema al recinto, para seguir golpeando al gobernador.

Unidad radical contra De la Sota
Finalmente, después de mucho esfuerzo, los radicales lograron firmar todos (al menos, casi todos) el proyecto de declaración para repudiar “la conducta del gobernador de la Provincia de iniciar una acción judicial en contra del vicepresidente de la UCR y vocal del Ersep, Miguel Nicolás”.
También los legisladores radicales rechazan en su proyecto “todo intento de socavar el pleno ejercicios de las funciones de control de los actos de gobierno y de denunciar irregularidades ante la justicia”.
De la Sota querelló a Nicolás porque el radical lo había denunciado por la construcción de un helipuerto en el barrio privado de Río Cuarto en el que vive.
La UCR y el Frente Cívico organizaron una conferencia de prensa conjunta para apoyar a Nicolás, lo que provocó un “profundo malestar” en Ramón Mestre, a quien Luis Juez denuncia regularmente.
Por esa razón, costó que los legisladores mestristas firmaran el proyecto de declaración, al que inicialmente iban a compartir con los legisladores del Frente Cívico (que no estaban muy entusiasmado en seguir la saga de defensa de Nicolás) y del PRO. Ahora queda por ver qué sucede en el recinto con los pretendidos aliados cuando se trate el proyecto.