La primera mitad del año mala, salvo Vaca Muerta

vaca_muerta_loma_campana_110514_93640La primera parte del año fue muy pobre para la economía. Un informe del economista Jorge Day del Ieral señala que la excepción entre las regiones del país fue la Patagonia gracias a Vaca Muerta, que generó más movimiento en Neuquén. La baja en minería le jugó una mala pasada a San Juan. Las “grandes” muestran caídas en casi todos los indicadores. Para lo que resta del 2014 no se esperan cambios importantes. La tendencia nacional apunta a un “estancamiento” –dice el reporte- puesto que no hay expectativas de modificaciones “sustanciales” en la política económica.
Respecto de los factores regionales que marcan las diferencias, Day señala que el petróleo, que es la fuerza movilizadora en provincias patagónicas, estará condicionado por la obtención de fondos para mantener el ritmo de las inversiones. Por el lado minero se observa que con economías emergentes con menor fuerza (China e India) y con posibles aumentos en las tasas de interés internacionales, es difícil esperar subas importantes en los precios internacionales de los principales minerales. Advierte, además, que las complicaciones financieras del Gobierno nacional juegan en contra de un impulso vía obra pública, que influye más sobre algunas provincias pequeñas.
Del análisis de tres indicadores claves -todos tomados sin estacionalidad- se desprende que las ventas de camiones, que representan una señal de inversiones, muestran una fuerte caída (33% inter-anual) en el segundo trimestre; hay retracción en el consumo de gasoil (utilizado para el transporte) y baja en el empleo en construcción. Esta tendencia recesiva también se observa en las provincias “grandes”, sin excepción.
Lo “llamativo” –según Day- se presenta en otras provincias. Por caso, Neuquén que va totalmente a contramano; allí los tres indicadores muestran un desempeño favorable.Buena parte de esta explicación se da con el proyecto de Vaca Muerta. Un punto relevante es que, mientras que la extracción de petróleo continúa cayendo a nivel nacional, la realizada por YPF aumentó el 8% en un año en el país, y este porcentaje se eleva a 32% en Neuquén. De todos modos, la mejoría neuquina no es general. Sufre la caída en las ventas de autos, como al resto del país, y también muestra un menor consumo energético. Es decir, el petróleo empuja, pero no todo el resto de las actividades sigue su ritmo.
San Juan es el caso inverso, con caídas superiores que el promedio nacional en los tres indicadores considerados. Esto es compatible con los problemas en la minería. Day apunta que hubo varios factores que jugaron en contra, y uno de éstos es el precio internacional del oro, que ha caído más de un 20% desde mediados de 2012, lo cual impactó negativamente sobre la rentabilidad sectorial.
La lupa puesta sobre las provincias más chicas permite concluir que en el primer semestre recesivo registran un aumento en el empleo en la construcción. Consideradas La Rioja, Chaco, Jujuy y Catamarca, sólo en las dos primeras este alza se acompaña con una mejora en el despacho de cemento. Posiblemente, la obra pública haya empujado a este sector. En los otros dos indicadores (consumo de gasoil y venta de camiones) estos distritos también muestran un pobre desempeño.
Si se incluyen otros indicadores Day realiza una primera estimación de un indicador más global, el de Actividad Regional (denominado Monitor de Provincias), de la que se deriva que las provincias grandes (Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe) tuvieron un mal primer trimestre y estancamiento en el segundo; en la Patagonia, aunque hay una caída en varios indicadores (como ventas de autos), no observa una baja en la actividad económica en general. En parte lo explica Neuquén, y también un llamativo fuerte aumento en la demanda energética en Santa Cruz (aunque sus otros indicadores no han mejorado). Las otras regiones tienen todas actividad a la baja especialmente Cuyo (San Juan y Mendoza, principalmente).