De la Sota llevó su discurso al NOA (con Barrionuevo y Eduardo Menem)

sota de recorridoEl gobernador José Manuel de la Sota tiene en claro que al menos hasta fin de año compartirá su gestión provincial con recorridas entre viernes y domingos por diferentes puntos del país. Durante el fin de semana pasado caminó tres provincias del noroeste argentino como La Rioja, Catamarca y Santiago del Estero, que hoy son gobernador por kirchneristas.
Dio la sensación de tener cierta estructura que lo apoya en tierras catamarqueñas y en eso tiene mucho que el secretario General del gobierno gastronómico, Luis Barrionuevo, quien lo acompañó y le diseñó la agenda.
Se lo vio con el presidente del PJ provincial, Carlos Caserio, y con el secretario de Integración y Relaciones Internacionales de la provincia Herman Olivero.
El viernes en La Rioja disertó sobre ´Política de Estado´ en la Universidad Nacional de La Rioja con la organización de la Fundación ´La Rioja Argentina´ cuyo titular es el exsenador nacional Eduardo Menem.
En declaraciones al diario riojano El Independiente dijo que si bien para las elecciones falta mucho, está recorriendo la Argentina, “escuchado, llevando mis opiniones, conociendo el problema, yo creo que un buen presidente no tiene por qué saber de todo pero si saber escuchar y yo estoy aprendiendo”.
El mandatario provincial elogió la figura de Eduardo Menem, quien será precandidato a gobernador riojano: “Es un hombre reconocido en todo el país, con una amplia trayectoria”.
En la charla estuvieron presentes el exdiputado Jorge Yoma; el intendente del departamento riojano de Arauco, Gustavo Minuzzi; y el exdiputado provincial Guillermo Galva.
Antes había visitado Chilecito, donde De la Sota fue recibido por el intendente Lázaro Fonzalida, quien responde al gobernador kirchnerista Luis Beder Herrera.
En declaraciones al Diario de Chilecito aseguró que “el país necesita un presidente que escuche y haga la unidad de los Argentinos. El próximo presidente tendrá la enorme tarea de reconciliar a todos los sectores de la producción, del trabajo y de las diferentes expresiones de pensamiento. Esa es la base imprescindible para lograr crecimiento económico y equidad distributiva”.
Por la noche cerró su agenda en La Rioja capital con una cena de la que participó el sindicalista gastronómico Luis Barrionuevo.
La agenda que el Gobernador cordobés desplegó el sábado en Catamarca fue proyectada por el propio Barrionuevo. Una de las actividades más fuertes fue una reunión con dirigentes de los 18 departamentos.
Por la mañana fue recibido en el palacio municipal por el intendente de San Fernando del Valle de Catamarca, Raúl Jalil. Compartieron un desayuno y una abierta charla política. El jefe comunal luego lo acompañó a visitar las instalaciones del Museo de la Ciudad ´Luis Caravati´.
Luego hizo escala en Andalgalá, invitado por el jefe comunal Alejandro Páez, quien le agradeció a De la Sota que haya enviado los aviones hidrantes cordobeses para combatir un fuerte incendio ocurrido en esa zona de Catamarca.
En diálogo con el diario El Ancasti, declaró que “si soy presidente, quiero trabajar por la unidad nacional. Hoy el país está con bronca, nadie está conforme y no se puede vivir así. Hay que volver a construir un país con alegría y esperanza. También planteo la necesidad de declarar la emergencia juvenil en la Argentina. Hay que darles a los jóvenes la oportunidad de que se inserten en el mercado laboral”.
Cuando fue consultado si el kirchnerismo está acabado remarcó que “no tiene ninguna posibilidad. Es una etapa que se termina. De igual forma, hay que destacar que este Gobierno ha contribuido a que los argentinos hagamos justicia con los asesinos del terrorismo de Estado. Ahora hay que avanzar con los corruptos y con los testaferros, para que la Argentina pueda reconciliarse consigo misma. Hay que hacer justicia, respetar la ley, dialogar, volver a unirnos como país. Éste es el camino de la reconciliación” y agregó que “la gente está podrida de las peleas con los políticos. No lo soporta más porque esas peleas no solucionan ningún problema, los agrava más y la gente quiere soluciones”.
Sobre su visión del peronismo a nivel nacional comentó que “para empezar hay que señalar que el gobierno no es peronista. El Gobierno siembra desunión y rencores, cuando el peronismo siempre planteó la unidad nacional. Éste es un país que está enfermo de la violencia. La agresión política es de todos los días”.
Sobre su doble rol de gobernador y precandidato aclaró: “Hasta fin de año me voy a dedicar a gobernar la provincia porque el progreso no nos cansa y a recorrer la Argentina los fines de semana. A escuchar y a aprender la realidad de cada una. El año que viene va a ser el momento del armado político ahí ya es el tiempo de definiciones”.
•Ayer cerró el fin de semana político en tierras santiagueñas. En Termas del Río Hondo, donde mantuvo en el Club Los Altos un encuentro con dirigentes peronistas de diferentes distritos.
Remarcó su posición de peronista anti kirchnerista y en declaraciones a diario El Liberal comentó que “lo escuché decir al Papa que lo que peor le hace a la Nación es sacarse el cuero, y es lo que el gobierno ha hecho, sembrando la discordia. Los obispos han dicho que el país está enfermo de violencia y lo comparto: hay violencia doméstica, en las escuelas, en el deporte (se juega al futbol sin público visitante)”, enumeró.
El Gobernador destacó que “la división ha llegado a todos los sectores de la sociedad. El crimen se ha vuelto sanguinario por la presencia del narcotráfico y de la droga; hay violencia con los pobres cuando se los asimila con delincuencia”. Para De la Sota, el camino para salir de este escenario “es respetar las leyes y volver al diálogo, dejar de gritarnos y empezar a escucharnos”.