Agronomía mediará en el conflicto Monsanto

Por Gabriel Osman
[email protected]

SIN CONCURSO - UNIVERSIDAD
SIN CONCURSO – UNIVERSIDAD

La Facultad de Ciencias Agropecuarias de la UNC, representada por el decano, Marcelo Conrero, inició un diálogo social en Malvinas Argentinas en torno al conflicto por la radicación de una planta de Monsanto, acompañado en este trabajo con el análisis calificado de la ingeniera agrónoma Alicia Cavallo. Este diálogo se inició formalmente el sábado en el marco de la “Semana del Agrónomo”, con un primer encuentro en la Cooperativa de Agua Potable de Malvinas Argentinas, bajo el lema “Cambiemos temor por conocimiento”.
La iniciativa de Agronomía fue tomada por Conrero a pocos días de asumir como decano. Si bien la Facultad ha tenido pronunciamientos en este debate, es la primera vez que esta unidad académica se involucra de una manera resuelta, la que será comunicada en todos los detalles al rector, Francisco Tamarit, según adelantó el jefe del Decanato.
“No podemos hacernos los distraídos, hay una batalla que debemos darle a las campañas del miedo que se impulsan y es con conocimientos como lo haremos”, subrayó Conrero la apertura del encuentro. El objetivo primero es restaurar los canales de diálogo que han sido dinamitados en los últimos tres años. “Ustedes tienen miedo y los asiste la razón porque las Facultades no estuvimos acompañándolos con información científica”, sentenció el decano.
“Desde la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la UNC creemos que en el sistema productivo actual, los agroquímicos son un insumo necesario para la producción de agroalimentos, así también estamos convencidos que su utilización debe estar en manos de profesionales, aquellos que dentro del marco legislativo vigente prescriban con precisión su aplicación y controlen su eficiencia, asegurando su actividad biológica y evitando los efectos indeseables”, definió Cavallo.
Ante la consulta de un vecino respecto al daño que producen los agroquímicos la ingeniera subrayó: “En la cadena de responsabilidades de fiscalización y control, no debemos obviar el rol desempeñado por los gobernantes de turno y “opinólogos” del momento. Aquellos que seducidos por las cámaras conducían la opinión pública sin suficientes fundamentos. En este sentido, reconocemos que si bien los plaguicidas son tóxicos, con un manejo apropiado no son suficientes para causar muertes o poner en riesgo la vida de la gente”.
Si bien el desarrollo de la disertación tuvo contrapuntos y muchas interrupciones, con el avance de la exposición y el permanente acompañamiento y apoyo del decano Conrero, Cavallo, logró completar su exposición y aclarar cada pregunta realizada, durante dos horas y media.
Finalizada la exposición de la Ingeniera Cavallo, se abrió la rueda de preguntas, con los matices propios de una comunidad dividida y enfrentada. En tal sentido se habilitó una lista de preguntas que fueron oportunamente respondidas. Si bien los tiempos resultaron insuficientes para evacuar todas las dudas –tras años de enfrentamientos-, se rescató el espíritu de preocupación de los habitantes de Malvinas Argentinas y el buen ánimo de continuar con esta iniciativa.
En este sentido, Conrero valoró la participación de asambleistas alumnos de la Facultad de Agronomía, comprometiéndose a desarrollar áreas de consolidación profesional en las que se realice “aporte de conocimientos alternativos -desde la Facultad – al modelo productivo actual, temática vinculada a la producción sin químicos ni transgénicos más conocida como orgánica”.
En un momento de máxima tensión que desató la pregunta de una madre de Malvinas respecto al miedo y la desinformación –en referencia a informes sobre contaminación por agroquímicos divulgados en los medios-, Conrero subrayó: “A todo lo que se dijo hoy aquí, también debemos sumar en la cadena de responsabilidades a los medios de comunicación masivos. A quienes en repetidas oportunidades le dan la espalda a ustedes, por difundir investigaciones que nadie conoce la metodología ni como se hacen”.
“Tiene razón señora, yo también tendría miedo. Por eso estamos hoy aquí, es responsabilidad de las comunidades científicas trabajar de manera armónica, respetando la compleja diversidad que hoy se instituye en las diferentes facultades de la Universidad Nacional de Córdoba. Es un trabajo profundo puertas adentro de la Universidad: debemos formalizar un protocolo de comunicación de datos científicos y técnicos. No puede un profesional en particular acusar a otro –involucrando otra disciplina -, sin fundar su crítica desde el área de conocimiento que se observa: como cuando a los ingenieros nos trataron de genocidas”.
La Ingeniera Alicia Cavallo señaló: “Como la preocupación de ustedes pasa por conocer si Monsanto contamina o no, lo primero que debemos tomar en cuenta es que Monsanto aún no se instaló y desde hace dos años se enfocó a Malvinas Argentinas para hablar de la contaminación ambiental, con el deterioro de la salud de la población y todos son supuestos. Desde nuestro lugar ponemos a disposición de quienes lo necesiten todos los elementos de capacitación e información que estén a nuestro alcance, con el compromiso mutuo de volver a encontrarnos y fortalecer este puente que se ha creado”.

p09-1La especialista Alicia y el decano de Agronomía, Marcelo Conrero, hablaron con integrantes de la comunidad de Malvinas (e incluso frente a asambleistas con rostros tapados “por temor a ser perseguidos”, según expresaron) durante más de una hora. La reunión fue transmitida por FM Chaty y por Internet.