Policía de proximidad: un aporte para la seguridad

Por Dante Rossi (*)

dante rossi 06-08Córdoba tiene cerca de 23.000 policías. La relación es de uno cada 144 habitantes. De lo que carece, y desde hace 14 años, es de un plan de seguridad.
Es cierto que el aumento de la criminalidad depende de factores exógenos a la provincia, tales como la pobreza, la desigualdad, y la profundización del flagelo del narcotráfico producto de la falta de radarización y control de nuestras fronteras, y de la inexistencia de una ley de derribo, entre otras causales. A pesar de ello, la inexistente política de seguridad llevada adelante por los distintos gobiernos de Unión por Córdoba, agravan la situación.
Ya no existe “situación de inseguridad”, sino un aumento creciente del delito, con mayor violencia, y como correlato un alto descreimiento de la sociedad hacia la Policía. El gobierno provincial ataca el problema con una aspirina: hay por año 70.000 detenidos por contravenciones y sólo 19.000 por delitos.
Hay que avanzar en el concepto de Policía de Proximidad, que es una metodología muy eficaz para combatir el delito, incluido el robo en la vivienda y el narcomenudeo.
La Policía de Proximidad es la manera más importante de generar trabajo mancomunado con la sociedad, y permitiría lograr resultados asombrosos.
Hoy no existe tal relación. Pocos vecinos conocen a las autoridades de la zona, no tienen confianza en ellas y además, en muchos casos ni siquiera se denuncian hechos delictivos, en la certeza que los mismos jamás se investigarán.

Propongo:
1- Adoptar para la organización y estructura de la Policía el concepto de proximidad social.
2- Transformar las unidades policiales existentes en “postas policiales”, con responsables concretos y perdurables en el tiempo, los que deberán tomar contacto con la comunidad, en reuniones semanales de análisis y propuestas, incluyendo centros vecinales, instituciones educativas, clubes, vigilantes privados o agencias de seguridad, comerciantes, y cualquier otro preocupado por la seguridad en la zona.
3- Incorporar a la estructura de la Policía el cargo de Director de Relaciones con la Comunidad, y colocar al frente de cada “posta policial” a uno de ellos.
4- Auditorías permanentes de las postas policiales.
5- Incorporar como obligatorio para el otorgamiento de un ascenso del Director de Relaciones con la Comunidad la audiencia previa en la “posta policial”, con los efectores sociales de la zona y sus vecinos.
6- Generar una batería de medidas internas que mejoren la relación y la confianza de la Policía con la gente. Auspiciamos entre otras la reforma en el ingreso a los institutos policiales, a los efectos de que la selección del reclutamiento se haga por función en puestos de trabajo, la de colocar cámaras en cada comisaría o unidad judicial y eliminar la figura del “merodeo” , entre otras.
7- Implementar un programa de jornada alterna a la escolar en los lugares donde se detecta mayor índice de criminalidad.
8- Diseñar una estrategia para desbaratar los puestos de distribución de drogas en cada barrio.
9- Otorgamiento de créditos baratos para la instalación masiva de alarmas comunitarias.
10- Creación de un Centro de Evaluación, Financiamiento y puesta en marcha de proyectos de prevención social que elaboren universidades, centros tducativos y el sector privado.
11- Priorizar la capacitación en ámbitos democráticos y científicamente validados, como la UNC, la UCC o la UNVM.
El concepto de Policía de Proximidad es una herramienta de consolidación del vínculo del policía con su comunidad, y su implementación puede ayudar a lograr que los cordobeses se sientan más seguros.
(*) Secretario del Comité Nacional de la UCR