Holdouts, sin acuerdo; habrá más reuniones

griesaEl cuarto encuentro en Nueva York para buscar una salida al problema de los holdouts, que tiene sentencia judicial favorable, terminó sin acuerdo. El mediador que designó el juez Thomas Griesa, Daniel Pollack, comunicó que los representantes del Gobierno argentino no accedieron a reunirse cara a cara con los holdouts. “Se agota el tiempo para que la república evite un default”, advirtió.
El comunicado dice que “los asuntos que separan a las partes siguen sin resolverse hasta ahora”. De la reunión participaron los abogados de los holoduts y los secretarios de Finanzas, Pablo López, de Legal y Técnica, Federico Thea, y la Procuradora del Tesoro, Angelina Abbona. Todos ellos mediados por el special master. “De acuerdo a mi punto de vista y al del juez Griesa -dijo Pollack-, habrá nuevos encuentros en los próximos días”.
Los buitres, por su lado, también difundieron un comunicado. NML, propiedad de Elliott Management de Paul Singer, señala: “Hoy, el gobierno de Argentina dejó en claro que eligirá el default la próxima semana. Los acreedores llegamos a la oficina del Special Master dispuestos a negociar y dispuestos a ser flexibles en la creación de una solución. Argentina volvió a negarse a negociar cualquier aspecto del litigio”.
Dicen que los representantes argentinos se limitaron a afirmar que “no hay solución posible. “Este resultado es lamentable y completamente innecesario. Nosotros continuamos buscando maneras de involucrar a Argentina en las negociaciones, pero en la actualidad existe una falta total de voluntad por parte de Argentina para resolver este problema”.
En paralelo a los comunicados, la presidenta Cristina Fernández volvió a utilizar el Twitter para repetir los argumentos de los últimos días, en el sentido de que no habrá default porque Argentina paga. Esta vez dedicó un mensaje a recordar a Néstor Kirchner: “Hemos dejado mucho en esto, hemos dejado cuero, hemos dejado años. Yo he dejado a mi compañero para vivir en una Argentina diferente y en honor a todo eso no vamos a traicionar lo hecho hasta ahora”.
El ministro Axel Kicillof –que no participó de las negociaciones en Nueva York- envió al Financial Times una respuesta a Nicola Stock, titular del Task Force que reúne a los bonistas italianos. En la nota asegura que los bonistas minoristas italianos “(un eufemismo) estos bonos debido a un esfuerzo concertado (verdaderamente una cartelización) por parte de algunos bancos italianos para deshacerse de sus tenencias de bonos argentinos y transferirlas a sus clientes minoristas en los años previos al default de 2001. Es lamentable que el Sr. Stock no revele la verdadera razón por la cual tenedores minoristas no sofisticados poseían instrumentos tan riesgosos. Como suele hacer, el sector financiero transfirió el riesgo a los participantes más vulnerables”. Repasa todos los pasos de los canjes realizados por la Argentina y subraya que el país ”ha demostrado claramente su disposición y capacidad para negociar, como lo evidencian los recientes acuerdos alcanzados con el Club de París y Repsol. Argentina reafirma su compromiso de encontrar una solución sobre la base de condiciones justas, equitativas, legales y sustentables para el 100% de los bonistas”.

La Rufo
El ex secretario de Finanzas Guillermo Nielsen –quien participó del primer canje de deuda en la era K- sostiene que la cláusula Rufo está “absolutamente sobrevendida” por el Gobierno y que existen distintas formas de negociar con Griesa para no dispararla. A su criterio, su Argentina se acerca cada vez más a un escenario de default, es por “decisión política. Es raro, único y extraño. Siempre con el cisne negro nosotros; es una cosa de locos”. Y agregó que “la negociación es con Griesa. Él tiene la llave de un montón de cosas que necesita la Argentina”.
El diario inglés Financial Times se preguntó en su edición del jueves “¿quién saltará primero al abismo de la deuda soberana en default: Argentina, los holdouts o los dos caerán desde la cornisa?”. Plantea que el default “no le interesa a nadie” y explica, para la Argentina, “no hay duda de que el impacto del default en la economía será fuerte, agravando la recesión, la inflación y la escasez de dólares, tal vez, incluso, desencadenando una segunda devaluación en el año”. Sostiene que podría tener consecuencias políticas ya que “Kichner le podría decir adiós a cualquier posibilidad de que su heredero (si ella elige a uno) ganará las elecciones presidenciales del próximo año”.
Por el lado de los holdouts, “si permiten un default (al negarse a pedir Griesa que conceder un nuevo stay) desperdiciarían su mejor carta en las negociaciones: precisamente, la amenaza de un default”.

Reaseguro contra la  Rufo

A través de un comunicado, el Ministerio de Economía expresó su preocupación por «la falta de resolución del Juez Griesa en la audiencia del pasado 22 de Julio respecto de las mociones y alternativas presentadas ante la Corte, incluyendo las presentaciones de bonistas del canje y diversas instituciones financieras». Este viernes, a las 10, nueva reunión.

Los tecnicos de Kicillof volvieron a destacar que “las razones por las cuales resulta necesario proveer algún instrumento financiero que brinde seguridad a la República respecto de los riesgos asociados a la cláusula Rufo».  Fueron categóricos: «si los litigantes no proveen dichas garantías a la República, un stay sigue siendo la mejor opción para permitir que se avance hacia una solución en condiciones justas, equitativas, legales y sustentables para el 100% de los bonistas».