De la Sota: vínculo recuperado con Mestre y cerrado con Jure

p06-1El gobierno provincial parece no tener el mismo tipo de vínculo con los principales intendentes radicales. Al menos eso se observa en la relación del Panal con Ramón Mestre por un lado y con Juan Jure por otro.
Con dos encuentros a solas la semana pasada, volvió a ser fluido el diálogo del gobernador José Manuel de la Sota con Mestre. Temas de agenda como la basura; problemas de alto impacto mediático y judicial como la investigación de la financiera CBI, que afecta a funcionarios de ambas administraciones; y el escenario político que los encuentra a los dos en momentos difíciles de sus gestiones pero a la vez con proyectos políticos en la mira.
Diferente es el nexo entre De la Sota y Jure. Desde el mes pasado se fueron incrementando los cruces entre funcionarios de los dos gobiernos, en especial del propio titular del sillón mayor del Palacio de Mójica con los representantes del Gabinete del Sur, el equipo de gobierno que De la Sota tiene en el Centro Cívico de Río Cuarto y que se encarga o intenta estar más cerca de los problemas en los cuatro departamentos del sur provincial.
La semana pasada el propio Jure había dicho a cuanto medio periodístico imperial le puso un micrófono que necesitaba una reunión urgente con miembros del gobierno provincial que tuvieran poder de decisión. Quería que lo atendiera personalmente De la Sota o a lo sumo el ministro de Gobierno y Seguridad Walter Saiegh. Mientras tanto desde el Panal le comunicaban que los temas de Río Cuarto tenían que hablarlo con el Gabinete del Sur. Además, Saiegh dijo que jamás había recibido un pedido de audiencia del jefe comunal riocuartense.
La verdad es que De la Sota le bajó la cortina a Jure, al menos por ahora, y ya no hay encuentros públicos en Río Cuarto como en los buenos viejos tiempos. Pero parece una cuestión temporal, no habría nada grave en el medio.
Hay una protagonista que también juega en todo esto y es la Primera Dama de la Provincia y ´Jefa Política´ del Gabinete del Sur: Adriana Nazario. De la Sota será desde hace algunos años vecinos de Río Cuarto pero Jure y Nazario nacieron allí y hacen política en ese lugar desde hace muchos años.
El radical dice que la relación de su municipio con la Provincia no es tan directa: “Antes había un problema, llamábamos por teléfono e inmediatamente hablábamos y se solucionaba. Hoy no es lo mismo”, se lamenta el intendente.
La relación entre De la Sota y Jure tuvo altibajos: se pelearon durante la campaña proselitista municipal a comienzos de 2012, se reconciliaron y dijeron que gestionarían juntos en beneficios de los riocuartenses, y ahora volvió el silencio. Tanto en 2015 como en 2016 seguramente se volverán a enfrentar en compulsas electorales vaya a saber con qué trajes de candidatos.
Lo curioso es que esta semana apareció como defensor de la Provincia en los medios el secretario de Desarrollo Social, Juan Manuel Llamosas, quien ya fue precandidato a intendente por el PJ (perdió la interna con Miguel Minardi) y es uno de los nombres que el justicialismo prepara para volver a administrar la municipalidad del imperio del Sur dentro de dos años. “Falta mucho pero cuando antes se empiece a trabajar mejor”, dicen en el PJ local. Claro que además de torear a Jure deberán poner en marcha un proceso de diálogo y unidad para encarar aquellas elecciones.
Varios dirigentes de Río Cuarto se van proyectando con miras a aquella fecha que parece lejana. En el gabinete provincial aparecen Franco Miranda (titular de la Agencia Córdoba Joven), Juan Grosso (Agencia Córdoba Trabajo), Edgar Bruno (secretario de Desarrollo Social), Agustín Calleri (calienta motores para asumir en los próximos días como presidente de la Agencia Córdoba Deportes), entre otros. Aunque tampoco hay que descartar a la propia Nazario y al legislador schiarettista Carlos Gutiérrez.
Cerca de Jure consideran que no es casual que De la Sota en el momento que se reconcilia con Mestre le cierra los teléfonos a su gestión.
Por otra parte hay deudas cruzadas que se reclaman Provincia y Río Cuarto, pero nada de eso se resolverá si no se sientan a negociar. En ambas trincheras creen que no demorará mucho para que vuelvan a compartir una foto con sonrisas y todo el propio De la Sota y Jure.