Fuerte apuesta PRO para ganar su primer municipio en Córdoba

ilustra un molina macriEl calendario electoral de 2014 tiene un solo casillero marcado: el domingo 7 de septiembre habrá elecciones municipales en la ciudad de Marcos Juárez. Los vecinos deberán decidir el sucesor del intendente Eduardo Avalle, quien cumplió dicha función en dos períodos consecutivos y no tiene posibilidad de una nueva reelección.
Avalle fue elegido como candidato de la alianza entre el vecinalismo y Unión por Córdoba pero hasta el momento este frente político no define si continuará la sociedad y mucho menos quién será el candidato. Algunos lo dan por terminado pero desde el peronismo aseguran que puede salir un postulante conjunto de ambas fuerzas políticas.En medio de todo eso y con un radicalismo muy apagado, el PRO se ilusiona con poder jugar fuerte y conquista su primer municipio en la provincia de Córdoba, lo que significaría un segundo paso importante del macrismo en la provincia, luego de la obtención de una banca de diputado nacional por parte del exreferí internacional de fútbol Héctor Baldassi el año pasado.
El 27 de octubre del año pasado, en la compulsa legislativa, Unión por Córdoba con Juan Schiaretti encabezando la lista de diputados nacionales consiguió el 35,6 por ciento de los votos. Mientras que la segunda fuerza fue el PRO, que logró sumar para Baldassi el 28 por ciento de las adhesiones locales.
Estos datos ilusionaron al partido de Mauricio Macri para conseguir su primera intendencia cordobesa y para ello convencieron a un dirigente que carga con un apellido patricio de la política de Marcos Juárez: Pedro Dellarossa. Se trata del hijo de Henry, ya fallecido, que fuera jefe comunal del lugar durante la dictadura, y en período democrático desde el vecinalismo contando con el apoyo del radicalismo o del peronismo según la coyuntura política. La semana pasada Pedro confirmó su postulación y en las próximas semanas comenzarán a llegar a Marcos Juárez dirigentes macristas desde Buenos Aires.
Desde el peronismo local tiraron el nombre de un candidato propio a la intendencia, el del director del hospital de Marcos Juárez, el médico Daniel Fragazzini, aunque no contó con el apoyo de las autoridades partidarias a nivel provincial ni del Panal.
Algunos sectores del justicialismo no dan por caída la alianza con el vecinalismo y hasta se baraja alguna candidatura que podrían ser un común denominador de las dos fuerzas: el presidente del Concejo Deliberante oficialista Horacio Latimori. Es vecinalista pero de raíz justicialista. Su padre fue edil peronista en 1973. Pero también se baraja el nombre del secretario de Obras Públicas municipal, Dante Castellaro. Estos dos dirigentes cuentan con alta imagen positiva y consideración de los vecinos.
Tanto vecinalistas como justicialistas entienden que separados le dejarán el escenario libre a Dellarossa y al PRO para llegar a la administración municipal de Marcos Juárez, una vez que finalice su segundo mandato Avalle.
Al parecer la disputa estará en manos del PRO, vecinalistas y justicialistas. Mientras que el radicalismo y el juecismo no cuentan con posibilidades concretas de llegar al sillón mayor de la política local.
En los próximos días el PJ definirá su postura de ir solo o mantener la alianza con el vecinalismo.

Detalles electorales
En la elección de hace cuatro años en Marcos Juárez se utilizó el sistema de voto electrónico, en lo que fue una de las primeras experiencias con este método a nivel provincial (otro municipio que eligió sus autoridades así fue La Falda). Los vecinos además votarán concejales (nueve bancas) y tribunos de cuenta (tres).
Los espacios políticos que decidan inscribir una alianza tienen plazo hasta dos meses antes de la compulsa.