Tarifa de Aguas Cordobesas, por lejos, la que más aumentó

canilla cien pesos 001El costo del servicio de Aguas Cordobesas casi se duplicó en los últimos dos años para  una buena parte de los usuarios que no tienen medidor (alrededor de la mitad de las instalaciones). Por ejemplo, la factura para un departamento de 60 metros cuadrados de Alberdi pasó de $54 en febrero de 2012 a $92 en el mismo mes de este año.  La suba supera, incluso, la inflación medida por los privados acumulada en los últimos dos años y lleva al servicio a ser más caro, en comparación, que el de Epec que por mes en esa misma propiedad se mueve entre 65 y 90 pesos. A los incrementos autorizados por la Provincia en este lapso hay que agregarle la tasa del 10% que creó la Municipalidad para financiar obras de cloacas y un cambio de categoría al cliente de esa factura (cuyo por qué no se explica), lo que cambia la base imponible.
La tarifa de Aguas Cordobesas es, por lejos, la que más aumentó en los últimos tiempos y ya hay un nuevo pedido de incremento presentado ante el Ente Regulador de los Servicios Públicos (Ersep). De todos modos, en miles de facturas (la empresa tiene 440 mil cuentas) las subas son superiores a las autorizadas porque median –como en el ejemplo analizado- cambios de categoría.
La concesionaria del servicio para la ciudad de Córdoba reclama ahora un alza del 12,25% en función de los “mayores costos derivados” en la prestación del servicio desde julio último. Se trata del planteo que la compañía, según el contrato vigente, puede solicitar mejoras de tarifas en caso de un aumento de costos por encima de determinado porcentaje o bien cada seis meses, lo que ocurra primero. El directorio de Ersep evaluará la pertinencia del pedido.
El vocal del Ersep, Juan Pablo Quintero, señala que la tarifa del agua aumentó 565% desde el 2005 (cuando entró en vigencia el actual contrato) hasta hoy, incluyendo el pedido (todavía no aceptado) de actualización presentado este martes. Durante 2013 se autorizaron subas de 11,25% en julio y de 16,3% en enero. En 2012 se aprobó la “Contribución para la financiación del desarrollo de la infraestructura sanitaria y cloacal” que es del 10% sobre la factura, que -por supuesto- se sumó a los ajustes tarifarios de ese año.
De la comparación de la factura de febrero de 2012 y la correspondiente al mismo mes de este año surge que el valor del “servicio de agua” aumentó el 70% (pasó de 33,78 a 54,39 pesos en ese lapso) mientras que la base imponible –que surge de sumar a ese valor el último ajuste autorizado y, en este caso, la recategorización- subió casi el 50% (de 44,9 a 70,6 pesos). Sobre ese monto se aplica el IVA y la tasa municipal del 10%. En el caso analizado la categoría del consumidor aparece en todas las boletas hasta setiembre de 2013, después no se detalle y reaparece en febrero con el cambio no argumentado.
Otro aspecto del servicio que genera históricamente dudas es que, incluso en clientes con medidor, las facturas llegan por adelantado. Por caso, en febrero llegó la de ese mes y la de marzo. ¿Cómo sabe la empresa cuánto consumió la instalación en un período que todavía no cerró? La posición puede entenderse en el caso de propiedades sin medidor, pero no en aquellas que lo tienen y que, además, pagaron por contar con él.