Elogio bipartidista al Paicor en la Legislatura (con Angeloz)

_MG_9710Olvidando viejos rencores, y subrayando lo que muchos coincidieron en llamar “la única política de estado de los 30 años de la democracia”, los legisladores radicales y peronistas celebraron ayer las tres décadas de la creación del Paicor. El principal homenajeado fue el ex gobernador Eduardo Angeloz, quien recibió elogios hasta de José Pihen, viejo contrincante de aquellos años.
Al tributo se sumaron los legisladores de todos los bloques, a excepción de la izquierdista Cintia Frencia y de la peronista Nadia Fernández, que prefirieron abandonar el recinto en señal de desacuerdo. Frencia le dejó al presidente provisorio de la Cámara, Oscar González, quien condujo la sesión, el encargo de que haga constar su voto negativo, una irregularidad reglamentaria porque el legislador debe manifestar su voluntad en el recinto, y no a través de un vocero, por calificado que pueda ser.
Angeloz estuvo acompañado por el ex secretario de Asistencia Integral, Julio Liksemberg, y por los ex legisladores provinciales Elvio Molardo, Jorge Savid, Alejandro Balian, Néstor Harrington y Norberto Defanti.
Ya sin angelocistas en las bancas, el impulsor del homenaje fue el mestrista Orlando Arduh. Como corresponde para hacerle honor a la historia del Paicor, recordó el caso de los hermanitos Lazarte, de Quilino, inspiradores del plan en un viaje de campaña de Angeloz junto a su compañero de fórmula, Edgardo Grosso.
Arduh señaló que el Paicor bajó la desnutrición infantil y elevó la matriculación. El mestrista hizo honor al viejo axioma isleño del angelocismo al subrayar que “no hubo en la Argentina una provincia como Córdoba”. Luego, destacó que los gobiernos peronistas continuaron el plan.
La pelota cayó en el campo peronista. Pihen contó que pidió hablar en nombre del bloque Unión por Córdoba porque fue en los primeros años de la democracia el representante de los trabajadores del Paicor. De paso, inflado por su reciente victoria contra sus compañeros de bloque por el efímero proyecto para limitar los paros, hizo memoria de sus reclamos para que los primeros empleados pasen a planta permanente.
Siguió el socialista Roberto Birri, y enseguida le tocó el turno al Frente Cívico. La heterogeneidad de este bloque le permite abrirle el micrófono a un peronista, a un radical o a un izquierdista, según convenga. Ahora, entonces, habló el radical Julio Agosti.
Apoyó también, inusualmente con pocas palabras, el vecinalista Aurelio García Elorrio.
El kirchnerista José De Lucca y el macrista Javier Pretto le dieron un valor agregado a los discursos, al sostener que el Paicor es una buena medida asistencialista, pero que debe corregirse la situación de fondo. En el caso del legislador K, sus fundamentos podrían extenderse a los subsidios del gobierno nacional.
Fuera de lista pidió la palabra el radical Rodrigo de Loredo, quien se ganó algunos comentarios enojados desde su banca del peronista Sergio Busso por hacer referencia, en medio del homenaje, del intríngulis legislativo del oficialismo por el frustrado proyecto para limitar las huelgas. Y González, el último en hablar tras bajar de la Presidencia, dijo que usar “chicanas muestra la pequeñez mental” de quien apela a ellas en un homenaje. De Loredo ni se dio por aludido y aplaudiría al final su discurso.
González llamó al Paicor “extraordinario programa” y rescató que “no había especulación política y no hubo aprietes” en su prestación. Aprovechó González para destacar que ni a José Manuel de la Sota ni a Juan Schiaretti “se les ocurrió cambiar su nombre ni su metodología”. Y, ya que estaba, lo comparó con el delasotista Boleto Educativo Gratuito.
Angeloz recibió una plaqueta y disfrutó el momento, lejos de las épocas en que reclamaba “enjuiciar a los que destruyeron” el Paicor.