Erizado mensaje de unidad mestrista hacia distantes Aguad, Negri y Jure

Por Alejandro Moreno
[email protected]

_MG_7643Las consecuencias del Desencuentro Radical en Villa Giardino podrán mensurarse cuando se inicie el proceso de renovación interno. Hay una distancia creciente entre el mestrismo y el no-mestrismo, (todavía no es antimestrismo), pero aún insuficiente para augurar una batalla hacia fin de año.
En Villa Giardino la Mesa del Congreso Provincial resolvió una prórroga por 180 días de las actuales autoridades de la UCR, lo que será refrendado en breve por el plenario del máximo organismo partidario. Eso le garantiza a Ramón Mestre que recién a fin de año podría haber una convulsión interna en el radicalismo, quizás atemporal con el período de mayores complicaciones en la gestión municipal.
Hasta entonces seguirá como presidente del Comité Central de la Provincia el minaclaverense Alberto Giménez, chivo expiatorio este fin de semana del malestar de los no mestristas con Mestre.
A Villa Giardino faltaron los diputados nacionales Mario Negri y Oscar Aguad y el intendente de Río Cuarto, Juan Jure; también Carlos Becerra y Eduardo Angeloz, pero la mayor relevancia política de aquéllos los colocó en el ojo de la tormenta mestrista.
A los ausentes les cayó indigesto que la programación del Seminario haya sido elaborada casi íntegramente a partir del directorio mestrista; y los que no pertenecen a Confluencia son satelitales. “Podrían haberlo hecho en la Municipalidad”, ironizó uno de ellos. Además, aseguran no haber sido invitados protocolarmente, o directamente ninguneados.
Apuntaron todos los cañones a Giménez, al que históricamente reprochan su relación con el gobernador José Manuel de la Sota, y contemporáneamente su presunta voluntad de cerrar el círculo en torno a Mestre para aumentar sus acciones preelectorales. La última observación, para ser precisos, se escucha también por boca de dirigentes mestristas y panmestristas.
Giménez tiene, no obstante, el respaldo de Mestre. Desde el núcleo íntimo del intendente de Córdoba afirman que el presidente de la UCR hizo las invitaciones correspondientes a Negri, a Aguad y a Jure, y hasta sostienen que el propio Mestre se comunicó con los dos primeros en los últimos días. Desde el mestrismo acusan a los no-mestristas de extremar su sensibilidad para alejarse del intendente, quizás con alguna especulación relacionada con el momento difícil que atraviesa la gestión.
O sea: las partes no se entienden.
En Villa Giardino, Mestre no sólo anunció el “fin de ciclo” del delasotismo (celebró que en las doce ciudades más importantes que gobierna el peronismo el 80 % quiere “el cambio”). También llamó a dejar de “hacer política por los diarios” y recalcó que “el debate se da acá”, por el seminario del que participaron cientos de dirigentes y militantes, y en el que todos podían pedir la palabra en igual de condiciones.
Mucho más frontal fue Marcelo Cossar.

“Necesitamos de todos”
Cossar criticó a los ausentes. No los nombró, pero ni falta hizo: las referencias fueron evidentes. Dijo el viceintendente que el partido necesita de “todos”, pero reconoció que hará falta una coalición (sin Luis Juez) para ganarle la provincia al peronismo en 2015.
“Necesitamos de los radicales que se equivocaron” y se fueron con el juecismo y su “nueva política, que de nueva política no tiene nada”. Juez es, para Cossar, “un irrespetuoso de la política, que quiere construir su candatura agraviando permanentemente al radicalismo”.
Disparó Cossar en dirección a Aguad, a Negri y a Jure: “Necesitamos que estén todos los radicales, que casualmente faltaron cuando (se hacían) las primeras reuniones departamentales y creían que con una nota mandada desde Buenos Aires estaban disculpados. Esos radicales ocupan los lugares que ocupan porque nosotros nos rompimos el culo. También necesitamos de los radicales que se esconden en el sur, los que mandan mensajes por los diarios. Vengan a poner la cara”.
Luego, hizo una apelación aliancista: “Necesitamos que vuelvan todos, y aunque vuelvan absolutamente todos no estoy convencidos de que nos alcance”.