Salario inicial bruto de municipales subirá a $10.162

Por Yanina Passero
[email protected]

ruben daniele 205El equipo de gobierno del intendente Ramón Mestre y el histórico dirigente del Suoem, Rubén Daniele, midieron su musculatura una vez más en la tercera negociación que encara la administración radical. La oferta fue calcada a la de Provincia: la Municipalidad entregará a sus empleados un aumento salarial acumulado para este año de 31,67 por ciento en dos tramos.
La cifra otorgada no causó sorpresa porque estuvo en sintonía con lo que percibirán los representados por el SEP y UEPC, con sutiles diferencias, porque de antemano se especulaba con que la paritaria del gobernador José Manuel de la Sota sentaría un precedente insoslayable en las pugnas de sus pares locales. De igual manera, en el caso municipal hubo novedades que conviene revisar.
El debutante en el rol de negociador, el secretario general Alberto Giménez, y el más experimentado Sergio Torres en su rol de secretario de Finanzas, acordaron desembolsar el incremento en dos cuotas: un 15 por ciento con la liquidación de marzo y un 14,5 en agosto. Toda una variedad si se tiene en cuenta que la suba autorizada del año pasado (26 por ciento acumulado) se distribuyó en seis tramos.
A razón de esto, la presión sobre las arcas públicas será mayor que el año pasado en virtud de la reducción de las cuotas, pero ciertamente el municipio no habría tenido otra opción. La oferta inicial del Ejecutivo buscaba replicar la dosificación del aumento como el año anterior, pero el gremio dio señales concretas de su intensión de dar por cerrada la discusión si no revisaban la propuesta. Según trascendió, en la maratónica jornada de negociación del jueves, la comisión paritaria encabezada por Daniele se levantó de la mesa.
En la mañana de ayer, las tratativas se reanudaron. Es lógico: se vaticinaba un festival de asambleas que durante la negociación estuvieron moderadas. Eso no sucedió y llegó el acuerdo explicitado que será votado a partir de hoy en asambleas por repartición. Se da por descontado que el economista y sindicalista reunirá el beneplácito de sus afiliados, más si se tiene en cuenta que en esta oportunidad llevó soluciones a los tradicionales cuestionamientos por la cantidad de cuotas. Para Daniele es un año electoral y todo suma.

Salario inicial
La propuesta fue justa y a tono con la inflación. Claro que quedó muy por debajo de la expectativa inicial del avezado sindicalista. Cabe recordar que apenas comenzó la discusión Daniele exigió 10 mil pesos de sueldo para la categoría inicial, sin contar adicionales salariales. Irrisorio.
Es por esto que la discusión de la actual paritaria se centró más que en los porcentajes, en qué incluía el incremento y cómo se distribuiría su erogación. Como los municipales tienen diversas categorías que adornan el salario básico, se acordó un paquete cerrado para evitar confusiones.
Según confirmó Giménez a Alfil, en marzo la categoría 8 (que engloba a los agentes sin antigüedad) pasarán a cobrar de 7.700 pesos a 8.879 pesos con la suba del 15 por ciento. En tanto, desde agosto comenzarán a percibir un sueldo inicial de 10.162 pesos. Conviene aclarar que las cifras expresadas representan el salario bruto que incluye aportes, contribuciones, seguridad social, etcétera. Estas categorías equivalen aproximadamente a un 20 por ciento de los ingresos del trabajador.
Además, se elevarán las asignaciones familiares en un 50 por ciento. Si bien los valores fueron retocados el año pasado, estas categorías son de escaso impacto en el salario de los municipales.

Pauta anual
Desde estas páginas se señaló que uno de los mayores logros de Mestre fue conseguir un pauta salarial anual con el gremio, ensayada por primera vez el año pasado. Las ventajas son varias: reduce la conflictividad en las reparticiones propia de cada pugna y propicia un manejo previsible de las cuentas públicas. En esta oportunidad se volvió a repetir la fórmula. El expresidente de Tamse apuntó que el acuerdo no incluye una clausula gatillo que obligue reabrir la mesa salarial en caso que se dispare la inflación.
Las horas extra suelen ser la variable de ajuste. No obstante, Giménez encaró una planificación cuatrimestral de estos plus salariales para evitar desmadres. Para este año se espera una reducción del 20 por ciento del gasto en este aspecto.