Fuego cruzado entre Provincia y municipio por Boleto Educativo

Por Yanina Passero
[email protected]

ilustra muni vs (1)El Gobierno de la Provincia decidió ampliar el programa Boleto Educativo Gratuito (BGE) que, en la edición 2014, se hará extensivo a docentes y no docentes de instituciones privadas. Es un hecho que la red de beneficiarios seguirá creciendo, situación que enciende la señal de alerta en el municipio capitalino porque entienden que el éxito de la gratuidad del pasaje erosiona la tarifa.
Existen antecedentes que demuestran que el programa genera cierta incomodidad. Hacia mediados del año pasado y en virtud de la presión empresaria que buscaba la reactualización del boleto estancado en 4,10 pesos, el municipio pidió a la Provincia que aceitara los mecanismos de pago, al tiempo que advirtió que había subido la proporción de pasajeros subsidiados contra la que pagaba el boleto al 100 por ciento de su valor. El diferencial de la discordia fue de 20 mil usuarios más, cuando los cálculos tarifarios se habían realizado sobre una base de 100 mil estudiantes y maestros.
Lo cierto es que José Manuel de la Sota redobló la apuesta y sumará a los docentes del sector privado. En el marco del anuncio de nuevas medidas proteccionistas del programa –la Provincia instalará puestos de control en cada escuela- apeló a los intendentes para que “piensen en el BEG”. “Cuando aumenten la tarifa piensen en el boleto educativo, todos lo tenemos que cuidar. La inflación obliga a readecuar los precios de los servicios públicos, pero cuidar el boleto educativo significa no subir el porcentaje del valor del abono, porque de esa manera garantizamos que siempre el boleto educativo esté en Córdoba”, exhortó el mandatario provincial el martes por la noche. De la Sota sabe que el radicalismo en Capital ya adelantó que a mediados de año o cuando lo considere pertinente revisará costos.
Quienes se sintieron aludidos salieron al cruce a primera hora de la mañana siguiente. El mestrista paladar negro, Facundo Cortés Olmedo, respondió con munición gruesa. Luego de ratificar su apoyo al programa, aseguró que “el sistema de transporte tiene que sobrellevar el BEG y absorber el costo”. Y disparó: “Cuando eran 40 mil los beneficiarios era una cosa, ahora son 120 mil y es otra”.
Siguió el golpe bajo: “Es el Gobernador el que debe cuidar el boleto educativo. Por un lado presenta esta medida, pero por otro lado aplica la tasa vial que sube el precio del boleto. Por un lado hace propaganda de la reducción impositiva y por otro se prorroga el aumento salarial a jubilados. Estamos de acuerdo con el boleto pero se debería ser más coherente”.
Tras un pedido de sinceramiento, el secretario de Gobierno de Mestre afirmó que la mayor parte de esfuerzo para sostener la iniciativa oficial la realiza el usuario del sistema. “La Provincia aporta el 60% del valor de ese boleto, y el otro 40% lo soporta el sistema, que son los usuarios”, finalizó en declaraciones a la prensa.

Réplica
Desde la provincia decidieron reforzar el mensaje que decidió enviar el gobernador, especialmente a los autores del boleto a 5,30 pesos. Esta vez, sin sujetos tácitos. El legislador y presidente del bloque de UPC, Sergio Busso, en diálogo con Alfil acusó a la UCR de no demostrar interés en la educación. “Así lo revelan sus actitudes. Desde el gobierno de Mestre padre la actitudes del partido fueron obstruccionistas con cierre de escuelas rurales y jardines de 4 años”, lanzó.
Para Busso es el BEG el que “financia el sistema”. La Provincia entiende que el boleto gratis es un incentivo para que el sistema de transporte cordobés recupere los usuarios perdidos por las históricas deficiencias del servicio. “El costo que tiene el funcionamiento de un colectivo es el mismo si transporta un pasajero o 50”, finalizó el legislador peronista. El parlamentario peronista sabe que las modificaciones impulsadas en el sistema, responde a una necesidad de traccionar pasajeros esquivos. La caída del corte del boleto es una clara muestra de esta urgencia.

Contexto de diálogo
Después de las elecciones de octubre, quedó demostrado que las gestiones provincial y municipal no se ruborizan con sacar los trapitos al sol. Por el contrario, ya se pueden contar con los dedos de una mano los fuegos cruzados entre De la Sota y Mestre en pocos meses. La preservación de las buenas relaciones institucionales parece que pasaran por otro costado: fuentes peronistas aseguran que no está prevista una cumbre entre ambos mandatarios y que el diálogo se ceñirá con exclusividad a la mesa provincia-municipios. Fuera de ése espacio, el juego es libre.