Asume Miranda y caen récords en Legislatura (cenit feminista)

Por Alejandro Moreno
[email protected]

ilustra cambio de cuadroMaría de los Ángeles Miranda asume hoy como legisladora provincial en reemplazo de José María Las Heras. Ingresa una ultrajuecista y sale un juecista tardío (y luego arrepentido). El cambio de legisladores de místicos nombres en el Frente Cívico ofrece una serie de curiosidades para toda la Cámara.

1) Récord histórico de mujeres legisladoras: 28
2) Récord histórico de periodistas: 4
3) Nuevo fracaso de un legislador capitalino

El embrujo de Olga Riutort llega hoy a su cenit. La ley de cupo femenino fifty-fifty, sancionada en 2000, cuando la actual concejala antidelasotista era la esposa del gobernador José Manuel de la Sota, obligó a los partidos políticos a un enorme esfuerzo para armar las listas de candidatos a legisladores. El lobby feminista de Riutort complicó más lo que ya exigía la llamada ley Martí (que era provisoria), que fijaba el cupo en el 33 por ciento. Aunque pocos dirigentes lo reconozcan públicamente por temor a ser tachados de machistas, la mayoría de las mujeres que llegan a las listas lo hace de relleno, sin demasiada militancia o mérito político. Los cierres de listas grafican las enormes dificultades que plantea completar los renglones de ellas. Las excepciones son aquellas legisladoras que, muy probablemente, hubiesen llegado sin el cupo y que con claridad se destacan luego en el recinto.



El cupo rige en todo el país, innecesariamente desde que en las elecciones nacionales de 2007 siete de cada 10 votos fueron para candidatas a presidente; una mujer gobierna la Argentina hace seis años y su reelección fue abrumadora. Está claro que los votantes no tienen ningún reparo en elegir a una mujer, cuando a su juicio la observan como la mejor opción. Pero, como sucede con las medidas demagógicas, resulta muy complicado quitarlo (en Córdoba sólo se animó a proponerlo el exlegislador radical Miguel Nicolás).
La ley Riutort estableció que en las listas de candidatos a legisladores por distrito único (la lista sábana) los hombres y las mujeres se intercalen de a uno. En las nóminas departamentales-uninominales, si el titular es hombre, el suplente debe ser mujer, y viceversa.
El trauma que provoca el cupo en el armado de las listas sábana queda reflejado con más elocuencia en las de candidatos uninominales, porque en estas últimas los partidos aprovechan para colocar de titular lo mejor que tienen, a su entender. En la elección de 2011, en los 26 departamentos, Unión por Córdoba sólo llevó dos mujeres titulares; el Frente Cívico, siete; la Unión Cívica Radical, tres. También se advierte en las listas sábanas porque a la cabeza, por lo general, van hombres.
El récord de hoy es posible por un par de razones: 1) la eliminación de las sumatorias redujo la cantidad de partidos y alianzas competidores, lo que posibilitó que sean menos agrupaciones las que coloquen más legisladores. Así, el influjo del 50 por ciento de la sábana fue mayor que cuando varios minipartidos colocaban un solo legislador. 2) En el bloque oficialista cuatro legisladores uninominales pidieron licencia o renunciaron a sus bancas para ir al gabinete, dejando paso a las damas suplentes. Y se agregó la situación del Frente Cívico, con la renuncia de Las Heras.
La marca anterior era del 18 de julio de 2007, cuando Silvia Velázquez elevó a 27 la representación femenina, reemplazando a Luis Carrara, legislador por el departamento Roque Sáenz Peña.
Los defensores (las defensoras, en realidad) del cupo podrán argumentar que el récord de mujeres en el recinto habla del éxito de la ley. Bastaría elevar por ley la porción femenina al 70% para que encuentren más mujeres en las bancas. Casi pura matemática.
Lo cierto es que en la sesión de hoy, si no hay inasistencias, Unión por Córdoba tendrá 15 legisladoras, el Frente Cívico 7, la Unión Cívica Radical 5 y el Frente de Izquierda 1. Además, la vicegobernadora es la presidente de la Cámara.

Periodistas
Otra curiosidad. Hoy probablemente haya más legisladores en las bancas que cubriendo la sesión. Los legisladores-periodistas son el peronista Juan Echepare, la mestrista Olga Rista, el juecista adscripto Ricardo Fonseca y, ahora, la ultrajuecista María Miranda.
Quizás en otros tiempos, por ejemplo a comienzos del siglo 20, o a fines del 19, haya habido muchos legisladores que escribían en los diarios, pero por entonces la frontera entre el periodista y el político era muy difusa.

Trauma capitalino
Una de las premisas de reforma constitucional de 2001 fue que las candidaturas uninominales servirían para proyectar a dirigentes de peso, que tendrían que ganar sus departamentos para llegar a la Cámara. Ese tramo debía ser más importante que el de la sábana, pero recién los votos positivos de los uninominales superaron a los candidatos sábana con la adopción de la boleta única, que los colocó más a la izquierda y con foto. En realidad, no hay mucho más que arrastre del candidato a gobernador.
El caso del departamento Capital es singularísimo. Aquellos que ganaron la elección luego pisaron en falso. En 2001 ganó Horacio Obregón Cano (Unión por Córdoba), y en 2003 hizo una muy floja perfomance como candidato a gobernador por el peronismo disidente y desapareció de la política. En 2003 el favorecido fue Ricardo Fonseca (Frente Nuevo), quien quiso proyectarse desde allí a la candidatura a viceintendente en 2007, o, en el peor de los casos, a diputado nacional, pero no pudo ni lo uno ni lo otro, reapareciendo en 2011 desde la sábana. En 2007 el triunfo le perteneció a Miguel Ortiz Pellegrini (Frente Cívico), pero renunció en 2009, acusado por la mayoría oficialista de violar la Constitución, y se apagó. En 2011 José María Las Heras (Frente Cívico) celebró en el tramo unominal pero también se fue de la banca con destino incierto.