Monsanto: Arzani devuelve la pelota a De la Sota



p10-1El parate de la obra de Monsanto en la localidad Malvinas Argentinas ya tiene meses. Haciendo un corte a este momento, todo parece indicar que el apoyo político de los distintos niveles del Estado se ha diluido al calor de las encuestas que marcan una imagen negativa para con los dirigentes que consentían en alguna medida la instalación de la multinacional.
En este contexto, se pueden interpretar con claridad las últimas declaraciones de los principales actores políticos en la cuestión.

1) El gobernador José Manuel de la Sota fue consultado sobre el asunto en la Fiesta de la Vendimia, en Mendoza hace unos días y básicamente trasladó la responsabilidad de resolución al intendente de Malvinas Argentina, siendo que, en realidad, la política ambiental de Córdoba es una decisión de índole Provincial.
“La provincia de Córdoba cumplió con su responsabilidad, rechazó el estudio de impacto ambiental presentado por la empresa Monsanto. La permanencia o no de la empresa, que ha debido parar la construcción de sus obras, depende del poder municipal. Será el intendente de la localidad el que tendrá que decidir si revoca la ordenanza que permitía la radicación o no”, declaró De la Sota a la televisora Giramundo, citada por el sitio de la UNC, www.cba24n.com.ar.

2) Ayer llegó la respuesta por parte del jefe comunal Arzani. Naturalmente, frente a la corporación multinacional, nadie quiere deglutir el costo político de la decisión de ponerle freno definitivo para su asentamiento.
“Me sorprendieron las declaraciones de De la Sota porque no fue lo acordado desde un principio. Hoy (por ayer) nos juntaremos con todo el equipo que nos asiste en esta problemática y veremos si podemos sacar una resolución al respecto”, aseguró Arzani.
Y completó: “La responsabilidad no pasa por nosotros porque si no se aprueba el estudio de impacto ambiental pero se le permite a la empresa presentar un nuevo estudio abre la posibilidad de un juicio contra el Municipio si nosotros rechazamos la empresa (…) Al permitirles realizar otro estudio, nos compromete y deja una puerta abierta muy grande a un futuro juicio contra la ciudad. Por eso debemos gobernar en sintonía”, disparó Arzani.

Consideraciones
Para el kirchnerismo, el peronismo cordobés y la UCR difícil será despegarse por completo de la hasta ahora aguada venida de Monsanto a la zona más poblada de Córdoba.
La presidente de la Nación se había mostrado complacida en Cadena Nacional por el hecho de que multinacionales como Monsanto elijan Argentina. El PJ local, dirigido por De la Sota, dio en principio el visto bueno para que, en lo que puede considerar un error estratégico, la firma llegue al mayor caldo de cultivo de la militancia verde en la Provincia. Y Malvinas Argentinas, es gobernada por un radical, afín al mestrismo.
Las dirigencia política, atenta a las encuestas, tuvo que desistir de la instalación. Y allí vino la inacción de Nación, el rebote del estudia ambiental de Monsanto por parte de Provincia y ahora, el pedido de radical Arzani para “gobernar en sintonía”. Evidentemente hay algún grado de compromiso con la empresa de patentes agrícolas y nadie quiere quedar como único responsable.
Sin embargo, y a pesar de la “soltada de mano”, Monsanto no resigna su intención y va, ahora a solas, a contra atacar, presentando un nuevo estudio de impacto.
De hecho, el gerente de Asuntos Corporativos de Monsanto, Adrián Vilaplana, dijo que “no se está haciendo fácil la radicación” de la planta de tratamiento de semillas pero la decisión y voluntad de la empresa es bajar el nivel de tensión y estar en Córdoba por muchísimos años”.
“El tiempo no es la prioridad en este momento, si no poder tender puentes de diálogo y discusión para intercambiar opiniones (…) No tenemos nada que esconder, cuanto más participación, más entidades y más técnicos especializados participen de la evaluación, más tranquilidad en la opinión pública habrá”, aseguró el representante institucional de Monsanto.
Y al respecto del nuevo estudio dijo: “El anterior no fue rechazado si no que no fue aprobado tal cual estaba presentado, no es lo mismo. De cualquier manera, nosotros decidimos presentar un estudio de impacto ambiental nuevo, de cero, bajo los nuevos criterios que la Secretaría de Ambiente está definiendo a través de la nueva ley que se presentará en el Congreso”.