Una operatoria que requiere de explicaciones oficiales

Por Esteban Dómina (*)

p06-1La carta póstuma de Jorge Suau, que obra en poder de la Justicia, alude en forma directa al contrato que vincula a la Municipalidad de Córdoba con Siemens Atos y, a su vez, al contrato de esta con Red Bus, señalando que “esta operación supera los tres millones diarios”.
Pasando en limpio lo anterior, lo que el extinto financista señala en su carta es que CBI Cordubensis habría intervenido ilegalmente el circuito de percepción y distribución de la recaudación diaria del sistema confiado a su gestión, mediante el apartamiento y/o utilización de parte de esos fondos para “la monetización de cheques en negro”, a la que alude como “esta operación”, para recién después rendir y canalizar dichos fondos a las cuentas respectivas.
A continuación, agrega que se pagaba una coima “por no controlar la cuenta recaudatoria de la Municipalidad y Siemens Atos”. O sea para dejar pasar las supuestas maniobras que se denuncian en la misma carta.
El contrato mencionado, suscripto en el año 2011 por el entonces intendente Daniel Giacomino por el término de 10 años y renegociado durante la gestión de Ramón Mestre, encomienda a Siemens la gestión de todo lo relacionado con la recaudación del sistema de transporte público en la ciudad de Córdoba. Siemens delegó este cometido en la firma Red Bus quien, a su vez, lo puso en manos de CBI Cordubensis S.A., la entidad que se halla bajo la lupa del fiscal Enrique Senestrari.
Esta supuesta financiera prestó servicios de logística y recolección de fondos de los puntos de venta de recarga de tarjetas durante aproximadamente un año, entre octubre de 2011 y septiembre de 2012, fecha en que se produjo la rescisión unilateral por parte de Siemens. En todo ese tiempo, esos tres millones de pesos diarios citados por Suau, pasaron por la financiera que está siendo investigada, en tanto que el encargado operativo, según declaraciones públicas de Giacomino, era el propio Suau.
En otras palabras, en la carta se afirma que los fondos provenientes del sistema público de transporte de la ciudad de Córdoba habrían sido objeto de maniobras ilegales por parte de quienes tenían a su cargo la recolección de los mismos, como canje de cheques y cosas por el estilo.
En su descargo, los funcionarios involucrados manifestaron públicamente que Red Bus no depositó cheques en las cuentas del Municipio, pero ese no es el punto: el punto es establecer si la Municipalidad ejerció o no los controles sobre toda la masa de recursos en todo su recorrido, es decir desde su percepción hasta su depósito, que es lo que corresponde por tratarse de fondos públicos derivados de la percepción de un servicio público concesionado por el municipio.
Resaltamos lo de “toda la masa de recursos”, porque se trata de un flujo de fondos, no de un stock; es decir, de una cantidad –“tres millones diarios”, según Suau- que se recrea permanentemente día a día. Algo así como la corriente de un río, cuyo caudal se renueva constantemente: si alguien hace un dique de contención, se forma un estanque; en nuestro caso un stock que puede ser utilizado con otros fines.
Para dilucidar esta cuestión, potencialmente grave y que el Concejo no puede dejar de lado, hemos presentado un pedido de informes que apunta, precisamente, a recabar información oficial y fehaciente acerca de la operatoria antedicha en asuntos tales como si el contrato con Siemens –que no se dio a conocer- autoriza la tercerización de servicios por parte de Siemens o la utilización transitoria de fondos, si se efectuaron los controles y auditorías pertinentes, si se tuvo conocimiento de giros o depósitos con cheques de terceros, a la vez que se solicita el detalle de la recaudación diaria y de todo lo relacionado con la operatividad de un sistema que el municipio debió y debe controlar de cerca por las razones expuestas más arriba.
El propósito que se persigue no es politizar el tema sino transparentar una operatoria que involucra al municipio en forma directa y establecer las responsabilidades funcionales que competen a quienes tuvieron y tienen a su cargo el contralor de la ejecución del contrato con Siemens. Otras cuestiones delicadas mencionadas en la misiva citada al comienzo son objeto de la investigación judicial en curso.
Cabe señalar que, además del suscripto, acompañan con su firma el pedido de informes los concejales Miguel Siciliano, Alejandra Vigo, Marcelo Rodio y Daniel Juez.
(*) Concejal de Córdoba