Jure aparece como una opción para presidir la UCR provincial



ilustra alberto gimenez busca trabajoEn el inicio del ciclo interno radical, la figura de la que todos observan sus movimientos es el intendente de Río Cuarto, Juan Jure. Mestristas, antimestristas y hasta juecistas lo buscan como aliado. El riocuartense deja las puertas entornadas, pero el gesto más fuerte se lo dedicó al embajador de Ramón Mestre.
La relación entre Mestre y Jure ha tenido sus roces. El riocuartense quedó afuera de la conducción partidaria y del Ente de Intendentes. Y, más notable aún, apoyó la lista de precandidatos a diputados nacionales que lideraba Miguel Abella enfrentando a la del panmestrismo, con Oscar Aguad a la cabeza; Jure quería que la UCR haga una alianza electoral con sus socios juecistas y socialistas.
La distancia que siempre tuvo Jure respecto de Mestre despertó expectativas en otros sectores políticos. Internos, que quieren limitar al mestrismo, y externos, que imaginan las ventajas de una fractura en la UCR, que por primera vez desde que el peronismo ganó la Provincia, a fines de 1998, tiene razonables ilusiones de recuperar el poder.
En los últimos días, Jure recibió mensajeros de todo tipo, a los que atendió mientras su principal preocupación era (al igual que Mestre) lograr el aumento del boleto del transporte urbano de pasajeros.
El riocuartense tuvo primero la visita del carlospacense Walter Gispert y de la legisladora provincial Liliana Montero, ambos ex radicales que desembocaron en el Frente Cívico. Los disidentes conocen a Jure de cuando el intendente integraba la Ores (Organización Radical de Estudiantes Secundarios), en los exitosos Ochenta de la UCR.
De la conversación surgió que Jure se entreviste con Luis Juez, a lo que en primera instancia el riocuartense accedió. Luego, porque lo consideró muy atrevido ante la ausencia de Mestre (en el exterior), o por un problema de salud de Juez, el cónclave no se hizo.
También llegó a Río Cuarto el legislador mestrista Orlando Arduh, quien fue a hacer un paneo de la situación de la UCR de esa ciudad. Allí, Arduh mantuvo varias reuniones, y sin dudas la más importante fue con Jure.
En ese encuentro, Jure habría calmado a su interlocutor mestrista, prometiéndole que no daría ninguna sorpresa ni por dentro ni por fuera (de todos modos, luego recibiría a un intendente antimestrista).

Plan 2015
Jure apostaría al plan UCR 2015, y como muestra de buena voluntad se ofreció como presidente del Comité Central de la Provincia 2014-1016.
Ocurre que por estas horas se suceden en el ecosistema radical las consultas entre dirigentes por el tema del momento: si se dispone la prórroga de los mandatos de las actuales autoridades partidarias.
Los mandatos caducan el 1 de julio, pero hay una fuerte corriente de opinión, encabezada por el mestrismo, para que se prorroguen, evitando así el desgaste de una elección interna (que siempre son malinterpretadas por la mayoría del periodismo).
Sin embargo, se escuchan críticas a la gestión de Alberto Giménez como presidente del Comité Central de la Provincia, por lo que algunos entienden que podría entablarse una negociación interna para designar una nueva conducción (con el mismo objetivo: evitar la interna). Hasta la semana pasada no circulaban nombres para la eventual sucesión de Giménez (eventual, porque no se conoce aún la opinión final de Mestre), pero sorpresivamente surgió un aspirante.
Jure expondría como ventaja comparativa su buena relación con el Frente Cívico y sus aliados, con los que gobierna en Río Cuarto, condición que no tienen otros dirigentes de la UCR.