Crisis de jubilaciones en el Reino Unido

Por Gabriela Origlia
Especial desde Londres

Una estimación económica dejó helados a los trabajadores ingleses. Deberán ahorrar seis veces más de lo que lo hacen hoy si quieren tener un retiro tranquilo y “no enfrentar la pobreza”. La novedad llega cuando el gobierno de David Cameron sostiene –pese a las huelgas y protestas- un proyecto para aumentar la edad de la jubilación y llevarla de los 65 a los 67 años . El reporte sobre previsión es de la consultora Policy Exchanges, que sugiere abolir las reglas que permiten a los ingleses optar por cómo ahorrar para la vejez y transformar el esquema en compulsivo, como lo es el de los impuestos generales.
El autor del reporte, James Barty, plantea que la situación se complica de manera acelerada. En promedio, los ahorros para el retiro hoy se mueven en torno a las 36.800 libras, cuando se requerirían unas 240 mil para tener una “pensión decente” en los años en que se deja de trabajar. La proyección es que mientras ahora hay una media anual de salario de retiro de 1.340 libras, el Gobierno calcula que hacen falta 16.200 para cubrir las necesidades. Las previsiones son realizadas en base a un trabajador que reciba ingresos anuales, en actividad, por unas 27 mil libras y que, al jubilarse, debería poder mantener su nivel de vida y consumo.
“Con una población que envejece, disponer de dinero para esa etapa de la vida debe estar en el mismo contexto que las contribuciones e impuestos a la Seguridad Social para educación”, dice Barty. El Gobierno viene instrumentando un sistema de auto-enrolamiento automático de los trabajadores en el esquema de pensiones pero los porcentajes de aportes son muy bajos.  Policy Exchanges sostiene que con el 8% de aporte anual sobre el salario durante 40 años de actividad sólo se cubre el 55% de las necesidades económicas después del retiro; el planteo es llevarlo al 12% y no admitir en ningún caso que sea optativo.
Las pensiones otorgadas sin aportes son consideradas una “bomba de tiempo” por Barty, quien subraya que ponen en riesgo a los futuros jubilados ya que dejan al sistema sin sustentabilidad.  Es la solución a la que debe echar mano el Estado para atender a los ancianos que no tienen ningún tipo de ingreso y que dependen de la ayuda social.
Para la consultora las posibles vías de salida pasan por hacer obligatoria la inscripción al sistema de pensiones (las estadísticas oficiales dan cuenta que se anota uno de cada diez trabajadores). La excepción sólo debería contemplar a quien demuestre que tiene suficientes ahorros bajo otros esquemas. También sugiere que el Estado administre el dinero a través de algunos bonos especiales.
El debate sobre cómo manejar los ahorros a futuro está abierto y la combinación entre fondos públicos y privados no se presenta nada simple. Primero porque implica un cambio de mentalidad: tener menos dinero para gastar en el consumo inmediato y aguardar para gratificaciones posteriores.

Repunte en el empleo
La desocupación tuvo un fuerte descenso en el Reino Unido según las últimas estadísticas, es del 7,1% y en los últimos cuatro meses 280 mil puestos y desde enero de 2012 450 mil personas se incorporaron al mundo laboral. El 75% de las creaciones son permanentes lo que habla de la mayor confianza en la marcha de la economía. En noviembre la cantidad de personas que cobró  el seguro de desocupación es la menor en cinco años.
Además, el promedio de ingresos semanal es de 475 libras, que creció 0,9% en noviembre. Es uno de los más altos en Europa aunque también el costo de vida en Reino Unido es de los más elevados en la región. Con todo –recortes y ajustes en marcha- su sistema subsidios por discapacidad, vejez, desempleo y salud es de los mejores.
Hace poco más de dos años la Justicia determinó que un cambio impuesto por el Gobierno en detrimento de los jubilados era “legal”: la decisión fue guiarse para los incrementos de los cobros de retiros de los estatales  por el índice de Precios al Consumidor en lugar del de Precios al Por Mayor, que aumenta de forma más rápida.

Devaluación y divisas

Este fin de semana Argentina volvió a la prensa europea. Los temas, los mismos que en los diarios argentinos: devaluación, mercado de divisas y devaluación. Más allá de las medidas puntuales del Gobierno kirchnerista, los artículos reflejan que en el último Foro de Davos (que terminó el martes) se planteó la preocupación por las monedas de los países emergentes (incluyendo a Brasil, China y Venezuela.
En los reportes en los que la lupa está sobre Argentina se hace eje en que la inflación es la clave de que la gente trate de refugiarse en el dólar y califican de “fracaso” las políticas instrumentadas por el oficialismo tanto para frenar la suba de precios como para contener el mercado paralelo (más allá de que quiera desconocer su existencia). Los comentarios se concentran, básicamente, en los medios españoles.
El inglés The Times en su sección de Economía este domingo publicó un análisis de las nuevas medidas argentinas planteando que se tomaron cuando el Central “no pudo soportar más” el valor del dólar.