Alianci(ni)smo de Juez: quiere “discutir diferencias” con Mestre

2014-01-14COLOR
Una de las “diferencias” que Juez ha marcado respecto de Mestre es que, según el actual senador nacional, el intendente reinstaló el “peaje” en la Municipalidad de Córdoba. Será difícil para el autonominado líder de la lucha contra la corrupción sentarse a conversar con el radical al que denunció, aunque sin dar pruebas, de semejante inconducta.

Luis Juez trata de vender cara su derrota de octubre pasado, ofreciéndose a un acuerdo con el radicalismo, puntualmente con Ramón Mestre, como si viviera los tiempos de oro de su fuerza política, que en las últimas elecciones superó con esfuerzo el 3 por ciento de los votos. Ayer, invitó a Mestre a “discutir esas diferencias” que siempre marcó con el intendente de Córdoba.
Los rumores de un inminente encuentro entre Juez y Mestre para discutir una alianza 2015, fogoneados por el juecismo y probablemente también por el delasotismo (para quebrar pronto un posible acuerdo), pero congelados por los radicales, le sirven al jefe del Frente Cívico para recuperar el protagonismo que perdió en las elecciones de diputados nacionales. En octubre pasado, su candidato, Ernesto Martínez, obtuvo una magra cosecha y antes y después del escrutinio Juez buscó sacarse todo compromiso con el resultado.
Ahora, cuando navegaba en el desconcierto, le aparece esta oportunidad mediática, que pronto aprovechó.
En declaraciones al programa Arriba Córdoba, Juez calificó a un acuerdo con Mestre como “difícil” porque “tenemos problemas y diferencias”, pero se esmeró en aclarar que está dispuesto a limar las asperezas.
“Tenemos que empezar a discutir esas diferencias”, se allanó.
Una de las “diferencias” que Juez ha marcado respecto de Mestre es que, según el actual senador nacional, el intendente reinstaló el “peaje” en la Municipalidad de Córdoba. Será difícil para el autonominado líder de la lucha contra la corrupción sentarse a conversar con el radical al que denunció, aunque sin dar pruebas, de semejante inconducta.
Juez busca navegar guiado por el viento a favor del aliancismo nacional que impulsa el eje Sanz-Binner.
“Estamos construyendo una alternativa a nivel nacional, todos nos dicen que nos juntemos y frenemos la locura” del kirchnerismo, aseguró.
Al radicalismo cordobés, naturalmente, no le resulta propicio negociar con Juez cuando falta un año y medio para las definiciones, más allá de contactos que hayan mantenidos supuestos diplomáticos de ambos bandos.
Además, si bien el ánimo radical promueve la candidatura a gobernador de Ramón Mestre, el intendente orejea sus cartas sin definirse por el salto provincial o por la reelección. Seguramente estudiará el comportamiento de las variables “desgaste del peronismo” y “evaluación de la gestión municipal” antes de resolver. Mientras tanto, Mestre asegura que necesita ocho años para poner en orden a la Municipalidad y, al mismo tiempo, comenzó a recorrer el interior provincial.
Juez, a diferencia de sus anteriores intentos aliancistas no puede poner condiciones al radicalismo. Y faltando certezas sobre el saco que se colocará Mestre, menos puede el senador ir al sastre.
¿Acaso Mestre yendo por la reelección municipal le obsequiará a Juez la candidatura a gobernador, para que en caso de que éste tenga éxito deba padecerlo peor que ahora a José Manuel de la Sota? ¿Acaso Mestre yendo por la Gobernación le regalará la candidatura a intendente a Juez, para que se quede con la Municipalidad que, según el radical, queda en orden y que muchos otros correligionarios querrán suceder? ¿Será que Juez se conformaría con repetir como senador nacional a la espera de mejores épocas?