El escenario político mundial

Por Rosendo Fraga
para nuevamayoria.com

obama_salud_211013_ef_29763Los procesos electorales pueden ser un buen eje para analizar la política mundial y comenzando por los EE.UU., se destaca la elección de medio mandato que se hará en noviembre. Si bien faltan diez meses hasta entonces, Obama entra en el año 2014 con un fuerte desgaste en su imagen, siendo el que la tiene más baja al comenzar el sexto año del segundo mandato desde que se realizan encuestas. Tiene pocas posibilidades de recuperar el control de la Cámara de Representantes con mayoría republicana y corre el riesgo de perder el Senado que hoy controla. La recuperación de la economía será la carta fundamental sobre la cual intentará recomponer su imagen.
El avance en las reformas será su otro eje de recuperación, buscando demostrar que la de salud no ha fracasado y avanzando en la migratoria. La definición de las candidaturas será un tema político principal, centrándose las expectativas en si Hillary Clinton aceptará o no competir por la nominación demócrata. En el plano internacional, si bien el Presidente tiene en claro que el Asia es la prioridad en el futuro, en lo inmediato los problemas y conflictos entorno a Medio Oriente, seguirán dominando la política exterior. Con China continuará una política ambivalente de competencia y cooperación al mismo tiempo.
En Europa, la elección para el parlamento europeo que se realiza en mayo, será el tema político central para el continente. Se trata de elecciones en las cuales el electorado suele definirse tomando más riesgos e incluso expresando posiciones más extremas, al no estar en juego el gobierno de cada país. Son ideales para protestar sin arriesgar. La crisis económica que viene sufriendo Europa desde hace más de un lustro ha hecho crecer a los partidos populistas de derecha, en general xenófobos contra la inmigración, nacionalistas y antieuropeos. El más relevante de ellos es el Frente Nacional francés, no sólo porque en los sondeos se muestra que podría ganar estas elecciones en Francia, sino porque además lo puede hacer en un país muy importante. Partido de esta orientación, pero con matices, pueden hacer buenas elecciones en el Reino Unido, Holanda, Austria, Bélgica, Grecia y Hungría, donde han llegando a ser gobierno. En los demás países de Europa Central y Oriental también están creciendo movimientos de esta orientación. 2014 será el año en el cual el continente confirmará si ha dejado o no atrás la crisis y ello influirá en el resultado de estas elecciones.
En Asia, habrá elecciones para renovar el gobierno en el segundo y tercer país en población, mientras que el conflicto entre China y Japón seguirá siendo central. La India es la democracia más grande del mundo y en un proceso electoral que dura varios días, votará más de 700 millones de personas. Las expectativas sobre la economía india se han deteriorado en 2013 y si gana una coalición partidaria que propone avanzar en reformas económicas, ello puede cambiarlas. Algo similar ha sucedido con Indonesia, la segunda democracia de Asia por su cantidad de votantes, donde el crecimiento que fue muy importante en los últimos años, se freno el año pasado. Pero simultáneamente, seguirá siendo central el resurgimiento del nacionalismo en Asia, cuya manifestación más relevante es el conflicto entre China y Japón por islas deshabitadas en el Mar Oriental de China. Corea del Sur es un aliado militar de Tokio y de EE.UU. en la región, pero por razones históricas reacciona frente a cualquier atisbo de resurgimiento del nacionalismo japonés. El dictador nor-coreano seguirá siendo un imponderable que puede escalar las crisis regionales. El interés de los EE.UU. por mantener bajo control el avance del extremismo islamita en Afganistán y Pakistán se mantendrá, pese al repliegue parcial de sus tropas.
En Medio Oriente, habrá elecciones generales en Turquía, será tema central el acuerdo con Irán y el conflicto entre chiítas y sunnitas será la clave en los conflictos regionales. El gobierno de Erdogan se debilitó en 2013 por las protestas de los sectores medios, las denuncias de corrupción y una economía menos exitosa. En estas elecciones por primera vez en una década podría ser derrotado. El nuevo gobierno iraní parece decidido a avanzar en el acuerdo con las potencias del G6 por el tema nuclear, pero tanto dentro del régimen iraní, como en los países de la región que son aliados de EE.UU., hay una fuerte oposición. Washington buscará avanzar en el acuerdo de paz entre israelíes y palestinos, lo que no resultará fácil. La inestabilidad puede aumentar en los países del mundo árabe, con la guerra civil siria evolucionando a favor de Assad, escalando peligrosamente la violencia sectaria en Irak. Al Qaeda ha ganado influencia entre los rebeldes de ambos países y se apoya en los sunnitas en histórico conflicto con los chiítas.
En África, tiene lugar el referéndum en Egipto y elecciones generales en Sudáfrica y en América Latina renuevan presidente siete países, incluyendo a Brasil y Colombia. El gobierno de facto egipcio busca consolidar su posición con el referéndum que se realiza en enero para modificar la reciente constitución impuesta por el destituido gobierno de Morsi. No será fácil la gobernabilidad en Egipto, en un Magreb donde la situación de Libia es muy inestable y las coaliciones de gobierno en Túnez y Marruecos, surgidas de la “Primavera Árabe”, siguen con dificultades. Sudáfrica realiza elecciones presidenciales este año y pese al desgaste del actual Mandatario, la coalición que llevó a Mandela al poder podría seguir ganando. En América Latina, Brasil elige Presidente en el último trimestre del año, siendo probable la reelección de Rousseff pero en un contexto político y económico más desfavorable que cuando fue electa. De ser así, el país estaría gobernado 16 años consecutivos por la izquierda del PT. Colombia la realiza en el segundo trimestre y es posible la reelección del actual presidente Santos de centro-derecha, siendo la negociación de paz con las FARC un tema que puede influir en ella. Los oficialismos ganarían las presidenciales en Bolivia y Uruguay y la crisis económica de Venezuela puede complicar su gobernabilidad.
En conclusión: la elección legislativa de los EE.UU. de noviembre, determinará las condiciones políticas en las que Obama ejercerá el poder en la segunda parte de su segundo mandato; la elección para el parlamento europeo, puede ser expresión de las tendencias extremitas que están creciendo en Europa en función de la crisis económica que lleva más de un lustro; India e Indonesia realizan este año elecciones generales en Asia, mientras que el resurgimiento del nacionalismo en China y Japón y otros países de continente será tema central ;en Medio Oriente, Turquía realiza elecciones generales, la negociación del G6 con Irán será tema central y los conflictos entre chiitas y sunnitas con influencia de Al Qaeda seguirán y en África se realizan elecciones presidenciales en Sudáfrica y un referéndum en Egipto y en America Latina renueva presidentes siete países, entre ellos Brasil y Colombia.