“Estamos tratando de unir a nuestra familia después de un año muy duro”



170913B35 Iliana CalabroSi hay algo que Iliana Calabró aprendió a lo largo de sus 30 años de carrera fue hacer reír a la gente sin doble sentido ni golpes bajos. Lo aprendió de su padre, el recientemente fallecido Juan Carlos Calabró, uno de los capocómicos más queridos y recordados por los argentinos, que sentó un sello con su estilo en la comicidad.
Es por eso que, más allá de la alegría que le produce subirse al escenario del teatro Holiday y disfrutar del libreto naif que propone la comedia “Mansión Imposible”, a Iliana se le llenan los ojos de lágrimas y su voz tiembla de emoción al enfatizar que desde este verano, la sala donde actúa cada noche, lleva el nombre de su padre.
“El día del estreno, le pedí fuerzas porque uno se quiebra, en especial en las épocas de las fiestas. Siento que estuvo conmigo y me ayudó para dejar de lado esa tristeza, que es normal y natural porque si bien siento su ausencia física, en alma mi padre está más presente que nunca”, asegura Iliana.
La actriz resalta aquel reconocimiento que Juan Carlos recibió en vida: no los premios, sino el cariño del público. “Es eso lo que hace grandes a las personas: el recuerdo del público que se acerca para expresarme su agradecimiento, por lo que les ha hecho divertir, por lo respetuoso que ha sido al entrar a los hogares con ese humor. Aunque algunos crean que hoy está pasado de moda, yo te aseguro que el otro día nos sentamos en familia para ver ´Mingo y Aníbal´ y nos reímos como la primera vez”.

Un camino a seguir
Para Iliana Calabró, “Mansión Imposible” sigue de alguna forma el camino del humor que iniciaron grandes capocómicos en la década del 80, pero con la incorporación de la tecnología innovadora propia de nuestra época.
“Esta comedia contiene el humor que a él le gustaba, porque no es procaz, no tiene doble sentido. Es hasta naif para lo que se ve hoy en la televisión. Nos propusimos hacer una comedia para toda la familia, donde cada uno va a encontrar lo que viene a buscar en cuanto a esparcimiento. Es como una sesión de masajes pero más reconfortante”, grafica la actriz que este verano comparte escenario con Emilio Disi, Mariano Iúdica, Fredy Villarreal, Pedro Alfonso, Virginia Gallardo, Alexandra “La Sueca” Larsson y Mónica Fleiderman. Todos bajo la dirección del director Carlos Olivieri.
“El público se ríe de todo, algunas escenas con mucha más explosión de aplausos de las que esperábamos. Las comedias llevan adelante como una especie de mecanismo de relojería dentro donde todo tiene que funcionar correctamente. Y si hay algo que notamos en las funciones es que la risa del público no decae en ningún momento. Una vez que uno tiene esa devolución y ya sabe dónde detenerse, donde va a ser efectivo y donde viene el aplauso, la comedia comienza a tomar color”, explica la actriz.
Y en el marco de un argumento sin grandes sorpresas, hay lugar para las imitaciones de Villarreal, entre ellas, la del conductor televisivo Jorge Lanata. Es de recordar que este año, Iliana vivió en los primeros meses una situación al menos incómoda con las sospechas que surgieron en torno a su marido Fabián Rossi en el programa “Periodismo para todos”.
Dejando atrás todo eso, Iliana vuelve a mostrarse este verano con su esposo que estuvo presente en el debut de la comedia. Reuniendo toda su fortaleza, también se propone volver a encabezar eventos públicos, para reunir fondos y ayudar a la comunidad de Villa Carlos Paz, como cuando años anteriores realizó el tiramisú más grande de Argentina o vestida de mucamita limpió la fachada del reloj Cucú para que siga siendo el atractivo fundamental de la ciudad turística.
“Este año volveremos a acompañar las necesidades que tiene Carlos Paz, en especial colaborando con algún evento y buscando la solidaridad de la gente para la construcción de un nuevo centro de atención para la salud que proyecta el municipio. También estaré visitando la casa de Ronald Mac Donald, en Córdoba, porque siempre es un mimo al corazón a poder llevarles un poco de alegría a estos chicos. Quizás a través de estas movidas, podamos hacer que las empresas se solidaricen con ellos. Siempre son locuras divertidas, cuyo trasfondo son buscar el bien de la comunidad. Es una forma de devolverle a Carlos Paz y a Córdoba lo mucho que hasta hoy me da. Es una ciudad que me permitirá también empezar a recorrer la vida de otra manera, tanto mi mamá como yo, que me va a acompañar estos tres meses acá, al tiempo que estaremos tratando de unir a nuestra familia después de un año muy duro para nosotros”, concluyó Iliana.