UCR prevé aumentar boleto en febrero (tope “político” del 25%)

Por Daniel Zen
[email protected]

DPP_0002Casi como derecho consuetudinario de los empresarios del transporte, una vez por año la Municipalidad hace aprobar en el Concejo Deliberante aumentos de boleto. Prima, por supuesto, el motivo indexatorio al que nos tiene acostumbrada la economía inflacionaria, pero también el cuidado de la rentabilidad de los dueños de las firmas que ofrecen el servicio y la voracidad de la UTA que el poder político no parece querer ni poder frenar sin empeñar el dinero de los vecinos.
El 2014 no será la excepción, puesto que en las supuestas antípodas del estreno de un nuevo sistema (que fue licitado, adjudicado a 4 privadas y que probablemente no empezará a regir en la fecha prometida que es el 1 de marzo) ingresará al cuerpo legislativo de la ciudad la minuta de costos que contempla el incremento.
(Sigue en página 3)
El dato fue confirmado por los funcionarios de la Secretaría de Transporte y por dos concejales radicales del mestrismo que tienen órdenes de no hablar al respecto pero que no les resulta nada grato levantar la mano para hacer más caro el pasaje.
El Frente Cívico, Unión por Córdoba y el bloque Eva Duarte conducido por Olga Riutort indicaron a Alfil que deben “tener en la mano” el proyecto antes de tomar posición, pero igual así adelantaron que es muy poco probable que acompañen.
Como el viceintendente Marcelo Cossar tiene pensado empezar con las sesiones extraordinarias del Concejo Deliberante a finales de enero o a más tardar a principios de febrero, será bien antes del inicio del período escolar cuando el oficialismo haga ordenanza otro nuevo impacto al bolsillo de los que menos suelen tener: quienes usan colectivos para transportarse.

Tenor del aumento
En este 2013 que se va, la actualización vino en los primeros días de enero, momento del año en el que pocos les prestan atención a la cosa pública y entonces pasan inadvertidas las decisiones antipopulares de los gobiernos. Fue del 28%, al pasar el ticket de $3,20 a $4,10.
Al parecer, y siempre según los datos ofrecidos por las fuentes de Transporte y los dos ediles radicales, se intentará que el costo final que pague la gente no supere en mucho los $5. Para ello imaginan un aumento del 22% ($5 justos) o como máximo del 25% ($5,15), si es que el lobby empresarial lo permite.
Sucede que este radicalismo, o más preciosamente ésta versión recaudadora del radicalismo, ya ha notado en las encuestas que la percepción pública identifica a la actual gestión con los incrementos de presión tributaria y de servicios. Es por eso que ha de ser decisión política ya tomada el hecho de que la actualización no deba aparecer como brusca.
En tal sentido, la posibilidad de dar subsidios desde el municipio a las empresas privadas es algo latente, o mejor dicho, manifiesto: en términos económicos significa lo mismo, pero tiene el “don” del disimulo.