Mestre ratificó cambios de gabinete (sigue con poda de Secretarías)



p08-1Balances variopintos abundan a esta altura del año. El intendente Ramón Mestre sucumbió a esta tendencia y presentó ayer, cerca del mediodía, un informe que ofició de repaso de gestión al promediarse los dos primeros años que lo encuentran al frente de la conducción del Palacio 6 de Julio y más de 200 reparticiones. Como la acción lo amerita, no sólo incluyó los puntos a favor, sino que también habló sobre las deudas pendientes con los vecinos en materia de obra pública.
Su discurso, apoyado con diapositivas, fue más optimista que en otras oportunidades: aseguró que la “recuperación de Córdoba está más cerca de lo que imaginamos”. Pasados dos años, ése estado ideal aún no se ha conseguido, como se desprende de las declaraciones de Mestre. Igual, el disparador permitió la enumeración de los desagües pluviales iniciados y terminados, la compra de equipamiento para hospitales públicos que dependen del municipio y la incorporación de 200 colectivos cero kilómetro.
A mitad de camino, citó la regulación de los concursos públicos y abiertos, al tiempo que garantizó que antes de fin de año se concretará el llamado para cubrir 110 cargos, anunciados antes de las elecciones de octubre.
Lo cierto es que la presentación oficial que, para Mestre pretende inaugurar una “bisagra” en la modalidad de relación Poder Ejecutivo municipal y la sociedad, también incluyó una sucinta referencia a los cambios de gabinete que se vienen barajando desde que se cerró el escrutinio provisorio de los pasados comicios legislativos. Pese a que a viva voz desde la UCR, intendente incluido, aseguran que no se probó a la gestión en las urnas muchos coincidieron en la necesidad de oxigenar el equipo de gobierno del intendente.
Una consecuencia inevitable que estaría por concretarse en los próximos días, según reconoció Mestre en la posterior rueda de prensa. Hasta el momento, sólo abundaban trascendidos al respecto y, al parecer, el responsable de la administración municipal prefiere bajar el nivel de expectativa a la que, hasta ahora, sería una simple “rotación” de funcionarios.
“Seguramente el marco de los dos años, se evalúan diferentes situaciones y es posible que en los próximos días anunciemos algún cambio pero ninguno trascendente”, dijo Mestre, al respecto, evitando dar nombres de los protagonistas de los enroques. Hasta al momento trascendió que Sergio Torre (General) ocuparía el lugar del desertor Diego Dequino en Finanzas. Alberto Giménez, presidente de la Tamse residual, pasaría a ocupar el despacho del armador de los equipos técnicos de Mestre.

Cambio de estructura
La relativización de los cambios que intentó Mestre obedecería a un plan bastante distinto que involucra no sólo a los sujetos de mando, sino la estructura misma de gobierno. Un importante asesor de la gestión, aseguró a Alfil que a la actualidad se está analizando la posibilidad de revisar la orgánica municipal.
La intensión sería reconfigurar las competencias o facultades de los distintos niveles que componen las Secretarías de gobierno. En la mira se dispones dos áreas de alto nivel de concentración de reparticiones y decisiones. Se trata de Gobierno y General, a la fecha a cargo de Torres y Facundo Cortes Olmedo, respectivamente. La poda o reconfiguración podría concretarse antes de que termine el periodo de sesiones extraordinarias en el Concejo Deliberante.

Asueto
En la conferencia, el intendente Mestre negó categóricamente la posibilidad de que autorice asueto administrativo para el 23 de diciembre como se venía especulando. De todas formas, la agenda de reclamos del Suoem promete un cierre de año complicado para la prestación normal de los servicios.