SEP aceptaría bono navideño y congelaría reclamo hasta febrero

KD9L5534
ATE
Por su parte desde ATE, agrupación que encabeza el reclamo en el sector hospitalario, anunciaron que mantendrán la toma de los 9 hospitales. La entidad sindical no fue convocada a la negociación con la Provincia.


Faltan 9 días para la Nochebuena y los dirigentes gremiales parecen haber conseguido un regalo navideño con anticipación. Todo indica que tras dos reuniones con las autoridades provinciales, docentes y estatales cesarán con la huelga, habiendo logrado su cometido. En la asamblea provincial del viernes pasado, la UEPC optó por bajar las medidas de fuerza y aceptar el monto ofrecido desde el Panal. La respuesta final está en manos del SEP. Hoy por la mañana, en un plenario de delegados, se sabrá el resultado.
Si se tiene en cuenta que el sindicato que conduce José Pihen exigía como principal reivindicación un plus salarial, el ofrecimiento de la provincia –que aún no tiene cifra oficial- dejaría sin efecto esta demanda. Además, fiel a su estilo, el legislador oficialista nunca habló de montos, lo que le da la chance de desactivar el conflicto dando el visto bueno a un número que sea el cociente de lo “posible”.
Las proyecciones señalan que en el plenario del SEP de hoy por la mañana, los estatales se darán por satisfechos con el bono, congelando el resto de sus reivindicaciones, como el llamado a concurso y la situación de en el sector salud; demandas estructurales que sólo sirvieron para engordar su reclamo “real”.
Antes de la crisis policial y el posterior aumento a las Fuerzas de Seguridad, en los pasillos del Panal se barajaba una cifra de $ 500 para calmar a los gremios. Amén del importante incremento salarial que recibieron los agentes, los saqueos del 3 y 4 de diciembre generaron indignación social que potenciaron la efervescencia gremial. Teniendo en cuenta esto, la cifra que habría ofertado el gobierno rondaría los $1.000 –duplicando las primeras intenciones- con una reducción del 50 % para los pasivos que cobran menos de $ 5.000.
Pihen sabe que puede contener al plenario y desactivar el conflicto. Para los delegados del interior se trata de un monto más significativo que para los de capital, que son los que activaron el reclamo. En tercer lugar, el límite temporal achica el margen de acción de los estatales. La posibilidad de un asueto XL en las vísperas de las fiestas reduciría de golpe el calendario, congelando la efectividad de cualquier medida de fuerza. Atendiendo a estos tres factores, el SEP aceptaría el ofrecimiento provincial.
En la tarde de hoy, Pihen junto a Juan Monserrat volverán a reunirse con el nuevo ministro de Gestión Pública, Manuel Calvo, y su par de Trabajo, Adrián Brito, posiblemente para poner punto final a un proceso de huelga que registró 6 días consecutivos sin actividades, una marca inédita para los últimos dos años, período en que la provincia sancionó el ajuste jubilatorio.
El reclamo estaba centrado en el SEP, que además de hacer punta de lanza con el bono, era el único que efectivamente podía ejercer presión sobre las autoridades. Tras el cierre anticipado del ciclo lectivo, los docentes habían perdido esta capacidad. No obstante, amenazaban con no tomar los exámenes finales. El viernes desistieron de llevar adelante esta medida y están dispuestos a aceptar el plus, siempre y cuando incluya también a los pasivos.
Esta suma sólo difiere el conflicto gremial. Con el incremento a la Policía, todo el arco estatal quedó sentido y aguardará hasta febrero para presionar en la paritaria. Seguramente la cifra que obtuvieron los agentes será el número que intentarán poner en la mesa de negociación los trabajadores públicos. Algunos dirigentes ya anticipan una paritaria complicada.