Nuevo gabinete prioriza recomponer con la sociedad

Nazario, Llaryora, Lawson, Saieg y Santos en la rueda de prensa tras la reunión de gabinete.
Nazario, Llaryora, Lawson, Saieg y Santos en la rueda de prensa tras la reunión de gabinete.


El gobernador José Manuel de la Sota intenta comenzar una nueva etapa de su tercer mandato y se encarga de remarcar con gestos esa acción con la que quiere retomar la iniciativa política, luego de correr por detrás de la realidad, en especial durante la crisis policial, ya sea cuando parte de la vieja cúpula era denunciada por posibles vínculos con el narcotráfico, como la semana pasada, cuando el autoacuartelamiento de la fuerza lo sorprendió y la ciudad quedó durante un día desprotegida, sin el servicio indispensable que presta la policía, y así la ciudad se transformó en una película de ciencia ficción.
En esto de remarcar gestos, De la Sota encabezó ayer a las 8, en la sala de ministros de la planta baja de la Casa Espejada, la primera reunión de gabinete con los siete flamantes ministros. También fue noticia que De la Sota convoque a una reunión de gabinete, una costumbre que no venía poniendo en práctica el mandatario provincial.
Luego de una extensa reunión en la que De la Sota bajó una fuerte línea política y se acordaron una serie de medidas, hubo una rueda de prensa a la que concurrieron los ministros que tenían algo para decir: Jorge Lawson (de Comunicación), Walter Saieg (Gobierno), Martín Llaryora (Industria), junto al secretario de Turismo, Gustavo Santos y la titular de la Fundación del Banco de Córdoba y Primera Dama, Adriana Nazario.
El tema central del encuentro fue la alborotada semana pasada que enardeció a la ciudadanía por la crisis policial y criticó al Gobernador y a la Nación, por la inacción o acción demorada ante los hechos.
Tal como se anticipara en la edición de ayer, la primera medida que se confirmó fue la eximición del pago de servicios a damnificados por saqueos, esto significa que los negocios y comercios que sufrieron los hechos de violencia quedarán exceptuados del pago de Epec, Ecogas y Aguas Cordobesas durante tres meses.
Lawson precisó que para ello la Provincia está elaborando un listado de damnificados, sobre el cual se aplicará la exención del pago de los mencionados servicios. La medida busca aliviar sobre todo la situación de los pequeños negocios y comercios que sufrieron los desmanes.
El funcionario recordó además que “una red solidaria de empresas se ha incorporado a la ayuda impulsada por la Provincia. Allí las empresas tienen facilidades para resolver cuestiones con el cambio de una vidriera y stockearse. Tenemos el compromiso de Sancor, Arcor y Coca Cola, empresas que renovarán las heladeras, marquesinas, exhibidores y darán mercadería con un plazo diferente para que los negocios entren el circuito de pago y puedan recuperarse y volver al trabajo. Hay toda una batería de actividades que estamos desarrollando para que esa gente pueda desarrollar su actividad”.
En otro párrafo, el ministro destacó que al día siguiente de los episodios del 3 de diciembre, equipos de los ministerios Industria y Desarrollo Social, y de la Fundación Banco de Córdoba comenzaron a relevar la situación y atender a los damnificados. La asistencia se está llevando adelante con la participación de Fedecom y la Cámara de Comercio de Córdoba, destacó Lawson.
A su turno, la titular de la Fundación Banco de Córdoba, Adriana Nazario, señaló que el miércoles se comenzó a entregar la ayuda crediticia a tasa subsidiada y con un año de gracia. “Tratamos de ser los más rápido posible porque sabemos que viene la Navidad y muchos comercios cuentan con esa fecha para incrementar sus ventas”. Al tiempo que adelantó que el Banco de Córdoba está trabajando en una línea de crédito para asistir a los grandes comercios.
Al respecto, Nazario informó que según el relevamiento realizado por Provincia, por ahora son 498 los comercios afectados por los saqueos. Finalmente, indicó que se están “agilizando” los trámites a través de la utilización de nuevas tecnologías para otorgar los créditos blandos y los subsidios a damnificados”.