Exonerarían a policía que incitaba a nueva protesta (señal de nueva cúpula)

Al asumir como jefe de la Policía de Córdoba, el lunes, Julio César Suárez dijo que “tendríamos que haber tenido mínimamente la seguridad de los cordobeses garantizada durante los saqueos”, en tono de reproche por el auto acuartelamiento, aunque también dejó en claro que se iban a cumplir los acuerdos y dejar sin revisar los episodios.
Esos compromisos y su ratificación son la otra cara de la moneda de lo decidido ayer por el Tribunal de Conducta de la institución, que dejó en situación pasiva a un oficial señalado como responsable de incitar, vía mensajes de texto y redes sociales, a una nueva protesta policial en Córdoba.
La medida formal la tomó el Tribunal de Conducta pero la señal proviene de la cúpula policial y del propio Suárez, que está obligado a reconstruir la verticalidad en la fuerza y frenar cualquier conato de insubordinación o sindicalización de la Policía. Ni hablar que el “salariazo” a los agentes le da autoridad, además de contar con respaldo no sólo del gobierno de Córdoba sino social, porque la gente mantiene sordos reproches contra los uniformados por dejar a la ciudad indefensa ante los saqueadores.
La decisión de pasivisar al oficial principal de la Brigada Motocicletas es una jugada obligada del nuevo jefe de la Policía, que llegó al cargo urgido por las circunstancias. Esto es, encuadrar en la ley a la fuerza luego de la reparación salarial reclamada y saldada, algo que no estaba al alcance de la transitoria conducción que tuvo la institución y ni siquiera la ex secretaria de Seguridad, que había llegado al cargo acreditando sólo solvencia intelectual en el manejo de la problemática del narcotráfico.
El malestar en la cúpula policial que causaron los mensajes fue mayúsculo al considerar que si bien la huelga policial es “cosa juzgada y no va a ser castigada”, los actos de insubordinación de aquí en más van a ser sancionados de manera muy severa.
“El oficial pasivisado seguiría fomentando reuniones con compañeros porque habría un descontento en cuanto a la conformación de la cúpula de la Policía”, expresó ayer a Cadena 3 el titular del Tribunal de Conducta Policial, Martín Berrotarán. El oficial se llamaría Juan Pablo Usagre, como lo deslizó la emisora.
Autoridades policiales dijeron que el citado policía tuvo un papel importante en el autoacuartelamiento de la semana pasada, lo que adicionalmente lo obliga a respetar los acuerdos. Por eso, es probable que el caso termine en exoneración, según se admitió.