Suoem apetente: cobra deuda; paga con más asambleas



DSC_0143El gremio de los municipales parece que quiere despedir a Sergio Torres de la Secretaría General a toda orquesta con una profundización de los planes de luchas que, desde comienzo de mes, mantienen algunas áreas de servicios fundamentales que presta la Municipalidad capitalina.
Si los rumores de traspaso del armador de los equipos técnicos a Finanzas se concretan como vienen sindicando diferentes fuentes de confianza del intendente Ramón Mestre, se comprende por qué el poderoso Suoem no respondió de la manera acordada a quien durante estos dos años de gestión ocupó la línea de fuego al oficiar de negociador y receptor del afluente de demandas de Rubén Daniele y sus comandados.
La administración radical recurrió a una práctica habitual para calmar los ánimos. Liberó ayer una partida que supera los dos millones de pesos ($2.280.420,58) para saldar las horas extra entregadas a las distintas reparticiones con el objetivo de descomprimir conflictos (horas que escapan a la planificación estratégica que se realiza en cada repartición regularmente). Los resultados esperados no se produjeron.
La modalidad fue muy utilizada por Torres y Diego Dequino (Finanzas) para mantener en los límites tolerables la conflictividad sindical a pesar de que quedó demostrado que para una gestión puede ser redituable en términos de aprobación pública la afrenta directa con el capo Daniele. Sino observe el caso Daniel Giacomino.
Incluso, la operatoria obligó al gremio a poner en práctica la realización de asambleas por áreas, evitando solapamientos. Al menos así, si la atención estaba resentida una semana pero a la siguiente el contribuyente podía realizar el trámite o beneficiarse con la prestación de un servicio.
Pero lo cierto es que la presunta salida de Torres de la Secretaría General y el inminente cierre de año obliga al Suoem a acelerar motores para marcar una tilde verde a los puntos de la agenda sindical del ejercicio y cobrar las horas extra que funcionaron como compensación paritaria. El modelo que había dado buenos resultados mostrará sus deficiencias al menos en lo que resta de 2013.
La liberación de fondos para el pago de una parte de las horas extra adeudadas, lejos de desacelerar los conflictos parece que invitaron al Suoem a pisar a fondo el acelerador. Son varias las reparticiones que están en conflicto. Las deudas atrasadas es denominado factor común. Pero también hay otros no menos importantes como la necesidad de insumos de trabajo, problemas de infraestructura y, quizás el más cuestionable según por dónde se mire, el pedido de contratación de personal.

Mapa del conflicto
La paralización del la red hospitalaria y escolar se mantendrá indefectiblemente durante toda la semana. Se sumaron en la jornada de ayer Tránsito, Transporte, Defensa Civil, Prensa, Turismo y Espacios Verdes. Las citadas son las áreas afectadas por medidas de fuerza comunicadas oficialmente por el gremio. Además hubo movilización y presentación en el Ministerio de Trabajo por los pasivizados, quienes cobran de manera desfasada con los agentes activos.
El intendente Mestre había ordenado contener la hemorragia de horas extra, pedido que dotaba de mayor relevancia a las versiones surgidas desde el área de Recursos Humanos que apuntaban que ya en octubre se había pasado el tope autoimpuesto por ordenanza, alrededor de 70 millones de pesos para gastar en este plus salarial.
El Suoem cobra a cuentagotas la deuda y esta vez resolvió mantenerse firme en el activismo sindical. Como suele ocurrir todos los años, el objetivo final en la pugna referida es iniciar el 2014 con deuda cero.