De la Sota, Capitanich y un encuentro sin decisores kirchneristas

ilustra de la sota y capitanich a dueloA la 9 de la mañana de hoy se reúnen en el primer piso de la Casa Rosada el gobernador José De la Sota y el flamante jefe de Gabinete Jorge Capitanich. Deudas entre jurisdicciones e indudablemente la situación de los saqueos serás los dos temas a tocar.
La audiencia fue pedida por el cordobés y concedida por el chaqueño antes del autoacuartelamiento del martes y miércoles pasados. Sin embargo las protestas de los policías se han extendido por varias provincias (incluida Buenos Aires con todo lo que eso implica) y eso hace que el problema ya le pertenezca de lleno al gobierno nacional.
Con la llegada del este nuevo interlocutor de Nación las cosas parecieron ablandarse. De la Sota iba a pedir que le achiquen algo de los 7 mil millones que la administración central le adeuda a esta provincia.
Sin embargo, es probable que a la salida del encuentro, esto sea tema “B”. Es que uno y otro se endilgaron inacción la noche en que Córdoba fue tierra de nadie. De la Sota dijo que en Nación no lo atendieron. Capitanich dijo que nadie llamó. Y esa interna para achacarse el costo político de la horrible saga de saqueos que desnudaron la fragmentación social y el individualismo al que asistimos, probablemente sea la que prevalezca hoy.
¿Habrá foto? ¿Se mostrarán juntos en paz? ¿O habrá acting de portazo por parte de alguno? Véase, según encuestas, ambas jurisdicciones fueron percibidas como responsables de lo sucedido y es por demás incómoda la “juntada”.

¿Interlocutor válido?
Se supo hace horas que fue el empoderado Carlos Zannini, secretario Legal y Técnico de Nación, quien impidió a Capitanich el envío de gendarmería rápidamente. Y así salió a la luz que quien aparecía como el nuevo súper hombre de la caricia kirchnerista era todavía un jugador de cartón, habilitado para la parte histriónica del poder mas no para su costado fáctico.
Con muy pocos días como Jefe de Gabinete, el gobernador de Chaco en uso de licencia quedó debilitado y le tocó y toca enfrentar uno de los peores momentos de la Argentina en la era kirchnerista. Sea por estrategia de la presidente, sea por sus cuestiones de salud.
Lo cierto es que De la Sota, también atravesando uno de sus momentos políticos más difíciles cuanto titular del Ejecutivo Provincia, se encontrará con un representante del poder K que no decide las cuestiones de fondo, sino las cosméticas.
Entonces ¿qué se espera de esta reunión? Todo parece indicar que será apenas un momento simbólico, de pugna por endilgar el costo de los hechos que sacudieron Córdoba y ahora se extendieron a importantes puntos del territorio del país. No mucho más. Salvo que quienes verdaderamente detentan el poder kirchnerista le indiquen a Capitanich que comunique algunas medidas estructurales.
Es probable que en esta parada Córdoba salga ganando en el tema de la deuda previsional. No es inimaginable un intercambio donde la Nación suelte alguna moneda de más (de esas que no tiene viendo el piso histórico al que hoy ha llegado la reserva del Banco Central ) y Provincia deje de achacar la responsabilidad de los saqueos al kirchnerismo.