Sin hospitales en Córdoba: Suoem agrega combustible

Por Yanina Passero
[email protected]

DSC_0051Oportunos como siempre. Lectores de la coyuntura como pocos. El avezado Suoem resolvió aportar su granito de arena a la paralización generalizada del sector público en la provincia que le siguió al generoso aumento salarial que recibió la Policía.
La primera experiencia sindical de los efectivos de seguridad, que quedará grabada a fuego en la memoria de los cordobeses, abrió una escalada de reclamos de los gremios vinculados al Ejecutivo de la Provincia que promete la afectación de los servicios en áreas igual de sensibles como la seguridad.
¿Qué tiene que ver el Suoem? Nada. Sólo sabe aprovechar el contexto para acelerar resoluciones favorables a las demandas de sus afiliados.
Hoy no habrá atención en hospitales en todo el territorio cordobés. El SEP cumplirá con la segunda jornada de paro en reclamo de un bono de fin de año y la resolución de otras demandas estructurales, sobre todo en el sector salud. Y si faltaba un agravante más al delicado panorama que promete afectar las prestaciones sólo por hoy, ése lo aporta el Suoem. Los dirigidos por Rubén Daniele también resentirán la atención sanitaria en los hospitales y dispensarios dependientes del Palacio 6 de Julio.
Las esquirlas de la medida de fuerza se harán sentir con renovados bríos en una semana que será clave. La necesidad de un funcionamiento aceitado de la red hospitalaria, independientemente de su jurisdicción, cobra una nueva significación cuando ocurren (o siguen latentes) desmanes y episodios de violencia como los del pasado martes y miércoles cuando la ciudad fue azotada por una ola de saqueos y una exhibición de “armamento ciudadano”.
El rol del Hospital de Urgencias fue central. Pese al desborde de pacientes, reconocido por las autoridades del centro de salud, durante ése periodo se atendieron a más de 200 personas. La respuesta del equipo médico fue eficaz y contundente como se espera en casos de caos social. Otro detalle no menor: los centros de salud municipales acogieron a los pacientes que no pudieron atenderse durante el viernes y el fin de semana por las medidas que encabeza el gremio que comanda José Pihen.
El Suoem sabe que es momento de capitalizar el buen desenvolvimiento de sus afiliados y acelerar una rápida respuesta del Ejecutivo municipal antes de que las fiestas de fin de año y el receso administrativo draguen el poder de coerción propio de las acciones directas en sectores esenciales.
Los reclamos son varios: mejoras de las condiciones edilicias, insumos, contratación de personal. Aunque, la situación que está haciendo ruido y que justificaría para la cúpula sindical la retención de servicios con guardias mínimas prevista para hoy, es la mora salarial que el municipio mantendría con un grupo de contratados que no superaría los 25 agentes. Según informaron fuentes sindicales, los trabajadores involucrados no cobran sus sueldos hace nueve meses.
Las indefiniciones que existen en torno a la continuidad o separación del cargo del actual secretario de Salud de la Municipalidad, Néstor Costamagna, sería uno de los motivos que alega la conducción del Suoem para explicar la demora de soluciones o la liberación de expedientes de pago. De todas forman, aguardan respuestas urgentes. Si bien el personal hospitalario municipal venía desarrollando un plan de lucha desde varios meses con asambleas diarias, la paralización del sistema sanitario podría extenderse el resto de la semana.
Será mejor no enfermarse durante la jornada de hoy porque, como ocurrió con el servicio de seguridad la semana pasada, ahora es la salud la que está de paro. El Suoem terminó de cerrar el círculo, confiando en que el escenario incidirá en una solución apresurada a sus demandas sectoriales. Quienes tengan la desdicha de padecer algún problema de salud deberán iniciar la peregrinación, hasta el viernes contenida por el normal funcionamiento de los hospitales municipales.

Educación
La misma modalidad se llevará a cabo en las escuelas y jardines municipales. No habrá actividad áulica este lunes porque los docentes realizarán “clases públicas” para exigir la jerarquización docente y otro paquete de mejoras laborales. Las negociaciones con el Ejecutivo están trabadas porque no existe una salida intermedia a las propuestas de mejora salarial de las partes. Los funcionarios están dispuestos a pagar 400 pesos, mientras que el gremio exige 800 pesos.