Prorrogarían mandatos de delegados nacionales de UCR

oscar aguad777El plan mestrista para colocar a Ramón Mestre en una de las cuatro sillas de delegados nacionales de la UCR por la provincia de Córdoba parece perder fuerza. De hecho, ayer dirigentes de los distintos grupos involucrados en la maniobra que pretendía realizarse aseguraban que no es posible el procedimiento pensado para favorecer al intendente.
La UCR cordobesa tiene cuatro delegados en el Comité Nacional: Oscar Aguad, Mario Negri, Dante Rossi y Carla Abugauch.
Los cuatro tienen mandato hasta mediados del año que viene, mientras que el resto de los delegados de la UCR de otras provincias recién comienzan ahora los suyos.
El desfasaje entre los períodos de los cordobeses y de los demás perjudica a los primeros porque para ocupar un cargo en el Comité hay que ser delegado, y aquellos sólo lo serán hasta dentro de seis meses.
El problema, ahora, es que Ernesto Sanz le ofreció a Ramón Mestre una vicepresidencia del Comité Nacional.
El mendocino, según se da por descontado, será el próximo presidente de la UCR nacional (en el plenario del viernes y sábado próximos), y en el armado de la estructura partidaria quiere que el radicalismo de Córdoba tenga un lugar importante, de acuerdo con sus méritos electorales (fuertes, comparado con el partido en el resto del país).
El mestrismo planeó, entonces, que los delegados actuales renuncien, y que, producidas las vacantes, se designen nuevos, entre los cuales debería estar el intendente de Córdoba.
Contrarreloj, el Congreso Provincial habilitó a la Mesa de ese organismo que inicie negociaciones que, aseguran, no han llegado a buen puerto. El plan mestrista necesitaba de aceitadas relaciones internas, que no existen.
Lo que se haría, entonces, es prorrogar los mandatos de los actuales delegados nacionales por un año y medio a partir de mediados de 2014.
Así, un cordobés podría sentarse en una vicepresidencia del Comité Nacional (un ascenso para la UCR cordobesa porque hoy tiene la gris Secretaría de Comunicaciones).
El dato es que la vicepresidencia debería caer, si se la quiere aprovechar, en manos de los no mestristas Aguad, Negri, Rossi o de la mestrista Abugauch (ya ha tenido demasiado en el Comité Nacional).
La oferta de Sanz fue a Mestre, por lo que éste tiene la llave pero habrá que ver si la generosidad política para colocar en ese cargo partidario a un dirigente de otro sector.