De la Sota rearma su gobierno con cambio de gabinete



ilustra de la sota albañilEl gobernador José Manuel de la Sota vivió la semana pasada horas de profunda preocupación y quizá los momentos de mayor dramatismo no sólo de su tercer mandato sino de su dilatada carrera política.
El autoacuartelamiento que dejó a la provincia casi un día sin la policía cumpliendo sus funciones, generando el desorden social, no hizo más que acelerar cambios en el gobierno. Desde hace varias semanas se viene hablando de un posible cambio del equipo de trabajado del titular del Panal para encarar la segunda mitad del mandato.
Desde el viernes y durante todo el fin de semana, De la Sota priorizó dos puntos de su agenda: definir su gabinete y la estrategia para la reunión de mañana en el primer piso de la Casa Rosada, cuando se saque una foto con el Jefe de Gabinete de la nación, el chaqueño Jorge Capitanich.
Antes de su viaje a China en el marco de una misión comercial con empresarios cordobeses, hace casi un mes, De la Sota dejó el esquema de la nueva orgánica con menos ministerios y en el extremo oriente definió los posibles nuevos funcionarios.
Claro que luego de ello ocurrieron cosas que alteraron los planes de De la Sota. Primero sorprendió Cristina Fernández de Kirchner con su cambio de gabinete, luego ocurrió el escándalo de la barra brava de Talleres `La Fiel` y el homenaje que recibió en la Legislatura provincial, y por último la crisis policial.
Desde el viernes pasado el Gobernador armó un nuevo borrador de su gabinete. El viernes por la noche hubo una reunión en el Panal que encabezó De la Sota y de la que habrían participado dirigentes, entre ellos el exmandatario y diputado nacional Juan Schiaretti.
Dos funcionarios provinciales con despacho en la planta Baja de la Casa Espejada le dijeron a diario Alfil que hoy asumirían los nuevos funcionarios. El único inconveniente es que hay tres intendentes que deben presentar sus pedidos de licencia al cargo y ello podría llevarles hasta el miércoles.
En cuanto a la orgánica, finalizará la vida útil de la Jefatura de Gabinete y regresaría el ministerio de Gobierno que sumaría a Seguridad como secretaría. Se comentaba que también podía llegar a reflotarse la secretaría General. Pero lo que sí está confirmado es la transformación de la secretaría de Comunicación Pública en ministerio de Comunicación y Desarrollo Estratégico, que estaba dentro de la Jefatura de gabinete.
El principal perjudicado en los cambios es Oscar González, que de ser el ministro de ministros pasaría a la cartera de Salud en lugar de Carlos Simon, función que ya cumplió durante la gestión Schiaretti. Pero si el dirigente de Traslasierra no aceptara, iría a ocupar la banca de legislador provincial. Allí podría ser presidente provisorio del cuerpo en lugar de Carlos Alessandri.
Tres intendentes desembarcarían al gabinete provincial con el fin de oxigenar el equipo de trabajo. Se trata de Walter Saieg (Alta Gracia) que iría a Gobierno; Julián López (Melo) a Agricultura en lugar de Néstor Scalerandi, y Martín Llaryora (San Francisco) al Ministerio de Industria por Jorge Lawson.
En el flamante ministro de Comunicación y Desarrollo Estratégico estrenará el cargo Lawson (deja Industria). De esta manera prensa y difusión elevaría su rango y ya no dependería de otra cartera como ocurrió en los últimos 30 años.
En la legislatura nadie sabe quién será el presidente del bloque de legisladores de Unión por Córdoba, que hasta el momento ocupa Sergio Busso. Ocurre que el dirigente del sur provincial podría ser el ministro de Justicia en reemplazo de Graciela Chayep. Se hablaba de Carlos Gutiérrez, el legislador riocuartense, pero anoche lo descartaron fuentes de la Unicameral.
A la Agencia Córdoba Deportes vendría el extenista Agustín Calleri desde Río Cuarto para despedir al titular de la Liga Cordobesa de Fútbol, Emeterio Farías.
Mañana finaliza su mandato como diputado nacional Francisco Fortuna y por su condición de médico sonaba para la cartera de salud. Ocuparía ese despacho si finalmente González va a la Legislatura o de lo contrario de la Sota le encontraría otro lugar en su gabinete.
Luego se reducirían otras carteras administrativas y se degradarían al menos otros dos ministerios: Transporte y Trabajo. La primera iría debajo de Aguas, Servicios Públicos y Ambiente. Mientras que la segunda pasaría bajo la tutela de Industria.
Hay un inconveniente. Si González fuera a la Legislatura se profundizaría la mala relación con la vicegobernador Alicia Pregno.
¿Qué ocurrirá con la ministra de seguridad Alejandra Monteolva? Tiene los días contados aunque no se saba si se irá ahora o más adelante, en silencio. Es la cabeza más pedida por ciudadanos y analistas.