Capitanich admitió que “dormía” cuando lo llamó De la Sota

ilustra capitanich el dormidoEl Jefe de Gabinete nacional Jorge Capitanich pisó en falso una vez más, intentando minimizar los hechos ocurridos durante el autoacuartelamiento de la policía cordobesa, defendiendo la posición del gobierno nacional de no enviar ayuda (tropas de Gendarmería) a la provincia para controlar las calles, mientras, desprotegidas. En definitiva, se quitó el maquillaje y dejó ver el verdadero discurso kirchnerista de siempre.
Hasta el miércoles pasado el chaqueño era todo sonrisa, palabras optimistas, diálogo abierto con la prensa y una foto diaria con un gobernador amigo u opositor. Con el conflicto policial de Córdoba “mostró la hilacha” y dejó ver la encendida enemistad del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner con las administraciones justicialistas cordobesas. Lo peor de todo es que el costo lo pagan únicamente los ciudadanos provinciales.
“Los seres humanos trabajamos de día y dormimos de noche, a la noche uno descansa”, dijo Capitanich, quien preguntó si uno atendería una llamada a su teléfono a las 3 y media de la mañana. La única que puede darse el “lujo” de apagar su celular es la Presidenta, de allí hacia abajo, todos sus funcionarios tienen la obligación de mantener al menos un celular activo por si ocurre algo. ¿Recordará Capitanich que no es gobernador de Chaco y sí Jefe de Gabinete nacional? Hay experiencias de altos funcionarios dormidos en la Casa Rosada.
Desde la provincia nadie le respondió, el próximo martes se verán las caras estos dos viejos conocidos que hoy, pese a ser justicialistas, por encontrarse en trincheras diferentes deberán posar con caras serias y sin sonrisas, pese a que los dos les gusta sonreír para las fotos.
Algunos de los dichos de Capitanich ayer por la tarde en una rueda de prensa que concedió en la Casa Rosada:
“Existen acciones deliberadas por parte de grupos determinados, muchos de los cuales tienen antecedentes por causas preexistentes, con el objetivo de provocar daños”, señaló el funcionario nacional sobre los saqueos.
Apelando a la Constitución -cuando le conviene-, el Gobierno nacional a través de su Jefe de Gabinete leyó ante la prensa los artículos 6 y 23 de la Constitución Nacional para justificar la no intervención de las fuerzas federales en el conflicto social generado en Córdoba.
“En la Argentina muchos reclaman la vigencia del federalismo, pero cuando la Constitución establece las funciones de las provincias, dicen: ¿Dónde está la Nación? “.
Lo curioso fue que Capitanich dijo: “No iba a utilizar a la Gendarmería como refuerzo”. Pero esto se contradice con las declaraciones realizadas a Cadena 3 por el secretario de Seguridad nacional Sergio Berni, quien declaró el miércoles por la mañana que iban a enviar 2.000 efectivos con móviles e instrumental, e incluso agregó que ya habían salido rumbo a Córdoba por tierra y que llegarían ese miércoles al atardecer. Nada de eso ocurrió.
“En algún medio se planteó una contradicción. Dije ‘estamos dispuestos a ofrecer mecanismos de cooperación’. No dije ‘no’”. ¿En una crisis como la que vivió la Provincia esta semana, si no se enviaban gendarmes, de qué otra manera podía colaborar la Nación con Córdoba?
“La seguridad es responsabilidad de las provincias” y aseguró que “el primer pedido formal de ayuda por parte del gobierno de Córdoba llegó a las 8.40 del miércoles, unas 15 horas después de que se desatara la ola de saqueos”.
Los hechos en Córdoba “empezaron a estructurarse con anticipación, lamentablemente el gobernador tenía otros compromisos y estaba de viaje en Panamá. Quienes fuimos gobernadores sabemos que es necesario estar atentos a algunos conflictos”.
“Los episodios comienzan a reestructurarse con anticipación” y lamentó que cuando comenzaban los desmanes, De la Sota haya estado “con compromisos en el exterior, en Panamá”.
“Queremos terminar con esta polémica. El martes a las 9:00 voy a recibir al gobernador De la Sota, y el jueves al gobernador de Santa Cruz (Daniel Peralta). No hay ninguna discriminación a ningún gobierno ni a ningún gobernador”.