Opositores al kirchnerismo expresaron “preocupación”

Elisa Carrió
Elisa Carrió


Referentes de la oposición expresaron ayer su “preocupación” por el acuartelamiento de policías, los saqueos y la violencia social en Córdoba y reclamaron más “diálogo” entre la Nación y las provincias para prevenir este tipo de conflictos. Mauricio Macri, Elisa Carrió, Julio Cobos y Sergio Massa, entre otros dirigentes de la oposición, cuestionaron al Gobierno nacional por el abordaje del conflicto con la policía cordobesa y se declararon a favor de enviar tropas federales cuando ocurran situaciones de “desborde” como la de la provincia.
“Deseamos que prime el diálogo entre la Nación y la provincia, y después hay que discutir como se reasignan los recursos y resaltar la importancia de hacer respetar la ley”, sostuvo el jefe de Gobierno porteño, Macri. Por su parte, el diputado nacional por Mendoza Julio Cobos evaluó que “si un problema que no puede ser resuelto por un municipio, el gobierno provincial debe intervenir, y si es un problema provincial que presenta una situación desbordada, la que tiene que intervenir es la Nación”.
“Evidentemente es un problema de la Gobernación, el tema de la seguridad es del Gobierno provincial, pero Córdoba está en la Argentina y debe recibir asistencia de la Nación”, apuntó el exvicepresidente (2007-2011). “Hemos mandado fuerzas de seguridad para proteger pozos petroleros cuando el dominio originario es de las provincias. ¿Cómo no vamos a enviar a una situación complicada como la que se está viviendo que está afectando la seguridad de las personas y los bienes?”, planteó Cobos.
También sostuvo que no hacía falta que el gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, llamara por teléfono al jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, para que el Gobierno nacional enviara gendarmes para impedir los saqueos y la delincuencia en esa provincia. “No hace falta que el gobernador lo llame, lo que se necesita es que se coordinen el jefe de Gabinete, el Ministerio del Interior, el Ministerio de Seguridad, y todos nos debemos abocar a un problema de esta magnitud”, indicó.
Carrió, en cambio, fue más dura que Cobos y atribuyó el acuartelamiento de la Policía de Córdoba a una “disputa del PJ” que “no tiene límites”, al tiempo que señaló que las declaraciones del jefe de Gabinete fueron de “irresponsabilidad infinita”. Capitanich, en su habitual diálogo matutino con la prensa, había afirmado que no había recibido ningún llamado del gobernador De la Sota, en procura de ayuda por los saqueos y los desmanes ocurridos desde el martes, y señalado que el conflicto era competencia y responsabilidad de la administración provincial.
Massa también tomó nota de las declaraciones del funcionario nacional y pidió dejar de lado la “politiquería”. “Córdoba es Argentina y amerita el urgente envío de fuerzas federales porque hay argentinos que corren riesgo”, expresó Massa durante la mañana, cuando el Gobierno nacional y los policías aún no habían firmado el acuerdo sobre una mejora salarial.
Por su parte, el flamante diputado por Córdoba Héctor Baldassi (PRO) expresó un llamado “al diálogo y al trabajo conjunto para llevar tranquilidad a los cordobeses”. “Es necesario que todos los sectores políticos trabajen en conjunto, no es momento de echarse culpas entre políticos, sino de restablecer la convivencia en paz y asegurarle tranquilidad a la gente, que está viviendo horas de mucha angustia”, advirtió el exárbitro de fútbol.
Por su parte, el senador por Corrientes Eugenio “Nito” Artaza (UCR) se jactó de tener “presentado un proyecto de agremiación de las fuerzas de seguridad” que -aseguró- “hubiera evitado lo ocurrido y sufrido en Córdoba”. El diputado radical por Tucumán José Cano, a su vez, sostuvo que “no se puede vivir la jornada (de asunción de los diputados) en un clima festivo” porque hay muertos en Córdoba debido a “un Estado ausente y a irresponsables disputas políticas”.