Presión gremial a contrarreloj: SEP intensifica asambleas y movilizaciones

KD9L5513El SEP acelera los tiempos para conseguir un bono de fin de año. Los estatales fueron de menor a mayor en su reclamo y esta semana, tal como decidieron el viernes pasado, profundizarán las medidas de fuerza. Asambleas informativas de 3 horas por turno y una triple jornada de movilización es la forma que encontraron los empleados estatales para aumentar su presión sobre la administración provincial.
El reclamo -saben los dirigentes y también los funcionarios- tiene fecha de vencimiento. Las fiestas y el receso estival sirven como freno para neutralizarlo. Extender un conflicto de una relevancia menor –sobre todo si se lo compara con el ajuste previsional o el reclamo hospitalario del 2011- por fuera de estos hitos sería estéril. Eso José Pihen lo tiene en cuenta.
Además hay una fecha administrativa que condiciona la huelga. El cierre de la liquidación salarial, cerca del 20 de diciembre, es un agravante a la hora de conseguir el plus salarial. De cualquier forma, este punto tiene un bypass: el pago por planilla complementaria en caso de que la negociación se extienda más allá de los plazos usuales.
En definitiva, la demanda es a contrarreloj. Poco más de dos semanas restan para este virtual cierre de año. Posiblemente, como una relación inversamente proporcional, a medida que el tiempo se acorte el SEP incrementará su beligerancia, como de hecho lo viene sosteniendo desde que presentó su demanda a la Provincia.
El Panal, a través de su Jefe de Gabinete, salió a desestimar cualquier tipo de incremento. No obstante, las autoridades gremiales han sostenido encuentros informales con la Ministra de Administración, Mónica Zornberg. Se trata de reuniones de aproximación de las que no ha salido ni un número, ni una respuesta respecto a las demandas estructurales de los estales.
Aunque el SEP, fiel a su estilo, prefirió omitir un monto concreto, por los pasillos del Panal se comenta una cifra mínima que dejaría conformes a los trabajadores: $ 500. Una pequeña conquista de fin de año que la dirigencia podría atribuirse.
Sin embargo, los estatales no están seguros de la efectividad de sus reclamos. Oscar González tiró por la borda las intenciones al señalar que la pauta salarial está vigente hasta febrero del 2013. Esta incertidumbre los lleva a mantener su reclamo únicamente con los cuerpos orgánicos. Evitando, por el momento, el alcance de los descuentos.
Arriesgarse -por un bono indefinido- a que los trabajadores sufran una reducción en sus haberes, en una fecha tan sensible -las fiestas- no es una alternativa razonable para el sindicato, que entiende que los riegos que corren ante su planteo pueden ser mayores que los beneficios.
Para la provincia no es una decisión sencilla. Amén de lo ajustado de sus finanzas, otorgar un “regalo navideño” al los estatales repercutiría en la planta docente, que también levanta esta bandera (aunque mantiene su énfasis en la derogación de la reforma previsional). Llama la atención que el SEP y la UEPC, que usualmente actúan en tándem en sus reclamos, por ser gremio gemelos, esta vez mantengan sus reclamos por distintos canales.
Un bono, a su vez, alcanzaría a los judiciales, que gozan de la misa pauta que el resto de los empleados provinciales. Pero en el marco del reclamo por la porcentualidad un aporte extraordinario podría enardecer el conflicto que afecta al servicio de justicia desde julio.